Reto #QueridoDiario

Un mes más regresa al blog el reto que tengo el placer de compartir con Letras en el Aire. Este mes tocaba #Querido Diario y la propuesta era la de una persona que se va a tatuar por primera vez:

Aquí os dejo mi relato de este mes y espero leer vuestros relatos:

Querido diario:

Hoy he sentido la aguja recorriendo mi cuerpo, la tinta penetrando en mi piel. No es la primera vez que lo hago, pero la emoción es siempre la misma, la adrenalina, el cosquilleo y la sensación final.

Todas las marcas de mi piel son producto de actos premeditados, ni una sola ha sido impulsiva, siempre he pensado mu a fondo en el día elegido y en la parte de mi cuerpo en la que esa pequeña muestra de la eternidad iba a quedar grabar. Es verdad que algunas de las marcas han sido caprichos pasajeros que al cabo del tiempo me han aburrido, pero la piel es un lienzo y todo se puede borrar.

Mientras me dibujan los contornos de un rostro que me es tan familiar como el mío, me pierdo en mis propios pensamientos, me dejo arrullar por el sonido del instrumental y caigo en un sueño que me transporta a lugares extraños y que me permite empezar a soñar con el próximo diseño que plasmaré en mi piel.

Reseña: Los cuatro acuerdos

  • Título: Los cuatro acuerdos (The four Agreements)
  • Autor: Miguel Ruiz
  • Traductor: Luz Hernández
  • Género: Espiritualidad/Autoayuda/filosofía
  • Precio: 22, 50 (lo puedes comprar aquí)

“Hacemos todo tipo de suposiciones porque no tenemos el valor de preguntar”

Hola, hola, bienvenidos un día más al blog. Hoy os traigo una reseña un poco extraña. Elegí está lectura entre las recomendadas de un reto que estoy siguiendo por Instagram. Lo elegí porque era la lectura más corta y bueno, como tengo la manía de no leer sinopsis y no buscar  nada, pues ha sido un poco una sorpresa.

El libro se llama Los cuatro acuerdos y es una guía práctica para alcanzar la libertad personal siguiendo la filosofía tolteca que, al final, no difiere mucho de las religiones que conocemos. Exactamente esto no habla de religión, aunque sí que pone a Dios como un pilar central para alcanzar la espiritualidad plena y ser libre al 100%.

A pesar de que esa gran importancia de Dios, me ha parecido una lectura bastante interesante y que es aplicable a nuestra vida. Todo está orientado a que seamos mejores personas, a no dejar que las palabras que nos dirigen los demás nos afecten y a hacer que nuestras palabras no sean desconsideradas con los demás.

A pesar de que no es una lectura demasiado larga sí que es bastante intensa, por lo que os recomiendo que si lo leéis sea con calma o en momentos en los que estéis preparados para reflexionar sobre vuestra vida y sobre vuestros actos.

Valoración: 3/5

A partir de ahora el ritmo de reseña probablemente va a bajar, porque la oposición está ahí y tengo que darle caña estudiando. Si queréis estar al día de mis lecturas o de mis opiniones lectoras os recomiendo que me sigáis en mi cuenta de IG.

Reseña: La muerte del comendador

  • Título: La muerte del comendador, libro 2
  • Autor: Haruki Murakami
  • Traductor: Fernando Cordobés y Yoko Ogihara
  • Género: fantasía japonesa
  • Editorial: Tusquets
  • Número de páginas: 491
  • Precio: 21,90 (puedes comprarlo aquí)

“—No hay nadie con una vida completa. Todo el mundo está incompleto y siempre lo estará”

Después de lo que me ha parecido una eternidad, por fin he podido leer la segunda parte de La muerte del comendador, de Haruki Murakami. Realmente cuando salga esta reseña ya habrá hecho una semana que lo he leído y mi idea era haber subido toda la saga de “Los Dioses del Olimpo” seguida, pero es que cuando llegó Murakami…tuve que parar todo mi ciclo de lecturas porque me moría de ganas por leerlo. Y menos mal que lo he hecho.

Esta segunda parte lleva el subtítulo de “Metáfora cambiante”. No puede tener un nombre más expresivo, más perfecto. Y habla exactamente de eso, de metáforas. Cuando Murakami publica en más de un tomo no tenemos que pensar en lo que hacen otros autores, que dejan parte de la acción para el siguiente volumen, no. Murakami escribe una novela de unas 1000 páginas y decide publicarla en dos volúmenes para que no sea tan aparatosa. O esa es la sensación que tienes al leerlo. Y esto lo digo porque el capítulo primero del segundo libro no empieza una numeración nueva, si no que sigue la numeración anterior, es decir, este libro comienza con el capítulo 33.

La verdad es que el final de la novela anterior fue muy abrupto, creo que no fui la única que se quedó con cara de imbécil porque no parecía un final, y al coger la nueva novela te das cuenta de que continua como si no hubieras tenido que esperar unos cuantos meses para poder retomar la lectura. Es una sensación única la que sientes al retomar un libro de Murakami.

Como es habitual en este autor el misterio se mantiene hasta el final y aun cuando ya has acabado el libro sigues con la incómoda sensación de que falta algo más, de que no se ha cerrado del todo. Pero es una sensación tan calmada que no te das cuenta de ella hasta que no han pasado unas horas.

En cuanto a la historia, no hay muchos personajes nuevos, sí que aparecen algunos extraños seres – como el hombre sin rostro o doña Anna – pero ya está.

Retomando la retórica murakaniana, nos encontramos con que los personajes tienen relaciones amorosas un tanto extrañas a la par que tortuosas, sin embargo, en esta ocasión nos encontramos con un par de giros argumentales que te dejan como en estado de shock, algo que, por otro lado, tampoco debería sorprendernos, ya que siempre en las novelas de este autor encontramos un giro extraño, un hecho totalmente inesperado, algo que va en contra de toda la lógica.

Siguiendo en las cosas que Murakami hace en todas sus novelas, nos encontramos con un pozo como forma de introspección, un pozo real que es, a la vez, un pozo metafórico. Una metáfora cambiante. Entrar en ese pozo hace que los personajes entren en su propia mente, que se conozcan más a sí mismos.

Por supuesto, en esta novela la música también es muy importante, así como una llamada de teléfono que lo cambia todo. Que el timbre suene es lo que necesita lo extraño y lo maravilloso para colarse en la tranquila vida de nuestro protagonista.

Sin ninguna duda, leer a Murakami es una de las mejores cosas que me ha podido pasar en este mes de enero.

Valoración: 5/5

Reseña: La marca de Atenea

Ilustrador: Jhon Rocco
  • Título: La marca de Atenea (The Mark of Athenea)
  • Autor: Rick Riordan
  • Traductor: Ignacio Gómez Calvo
  • Género: fantasía
  • Editorial: Montena
  • Número de páginas: 512
  • Precio: 16,95 € (puedes comprarlo aquí)


“Yo no cambio, porque la venganza es universal”

La marca de Atenea, la tercera parte de la saga Dioses del Olimpo, que continua las historias de Percy Jackson, fue mi última lectura del 2018. La verdad es que me daba reparos que fuera la última lectura del año, ya sabéis que mi relación con Percy es bastante complicada pero, la verdad, es que al final ha sido la novela que más me ha enganchado. Después de nueve libro, ya era hora.

Los dos campamentos, el Mestizo y el de Júpiter, por fin están unidos y los siete semidioses elegidos por los dioses se han reunido, aunque no en las mejores condiciones. Tras una complicada reunión de griegos y romanos, los tripulantes del Argos II deben salir en una huida desesperada hacia el Mare Nostrum, un mar peligroso en el que, suponen, encontrarán a Gaia y podrán derrotarla. Pero no todo va a ser tan fácil, recordemos que quedan dos libros de igual longitud que este, por lo que el drama está servido.


“Si el amor significa algo, no te la lleves”

Griegos y romanos deben aprender a convivir en un mismo barco y ayudarse, y aunque parece bastante fácil, la verdad es otra. Nos encontramos con dos líderes…¿natos? Por un lado está Percy Jackson, hijo de Poseidón, perteneciente al campamento Mestizo y, por otro lado, tenemos a Jason Grace, hijo de Júpiter, pretor del campamento de Júpiter y romano hasta la médula. Podríamos haber visto una lucha de titanes (perdón por el chiste) pero, sin embargo, los dos pasan toda la novela evitándose o ignorándose mutuamente, sí que se ve que en ciertos momentos uno siente celos del otro, pero son ocasiones puntuales en las que no se da mucha importancia a esto.

Sin embargo, la pelea de gallos viene en Frank y Leo, los dos personajes más entrañables, y, en medio, Hazel. Poco a poco la historia que tienen estos tres se van definiendo, aunque todavía quedan las dudas de esta especie de triángulo no sé si calificarlo de amoroso, que espero que tenga un final feliz.

La verdad, es que poco más puedo decir de esta novela. Es la que más interesante me ha parecido, quizá porque aunque sigue el mismo esquema, exactamente el mismo, que las demás, la acción parece mucho más emocionante, ya que se traslada a otro escenario y encontramos una ligera evolución en los personajes.

También creo que esto me ha pasado porque lo leí con las expectativas más bajas que en entregas anteriores, porque pensaba que Annabeth tendría mucho más protagonismo, aunque me parece que su momento de gloria será en libros posteriores.

¡Nos vemos la semana que viene!

Valoración: 4/5

milk and honey, de rupi kaur

A Librería

[Esta entrada es una reseña y, al mismo tiempo, un homenaje a rupi kaur. Por ello mantenemos, igual que ella decidió hacer en su primera obra, tanto el título de la obra como su nombre siempre en minúsculas.]


·Título: milk and honey
·Autora: rupi kaur
·Género: poesía
·Fecha: 2014
·Editorial: Andrews McMeel publishing
·Número de páginas: 205
·Valoración: Imprescindible
·Enlace de compra


rupi kaur (Punjab, octubre 1992) es una poeta  hindú-canadiense con estudios en retórica y escritura. Autora de milk and honey, El sol y sus flores  y Otras maneras de usar la boca. kaur estuvo más de 77 semanas en la lista de las autoras más vendidas con su primera obra, milk and honey, de la que hablaremos hoy.


“…but no one

ever comes and is

willing to

stay”


Yo no soy muy fan de la poesía, ya lo sabéis. Creo que, hasta el momento…

Ver la entrada original 795 palabras más

Reseña: Percy Jackson

  • Título: El hijo de Neptuno, Saga Héroes del Olimpo II (The Son of Neptune)
  • Autor: Rick Riordan
  • Traductor: Ignacio Gómez Calvo
  • Número de páginas: 464
  • Editorial: Montena
  • Precio: 16,10 € (Puedes comprarlo aquí)

“La vida es preciosa porque tiene un final”

El hijo de Neptuno es el segundo libro de la saga Los héroes del Olimpo. De nuevo nos encontramos a Percy, quien ha perdido la memoria, vagando en  busca de aventuras. El desarrollo de este libro es muy similar al primero de la saga, en la que Jason, un joven que no recuerda su pasado, llega al campamento Mestizo, solo que en esta ocasión Percy llega al campamento de Júpiter.

Percy no recuerda su pasado, pero hará dos amigos, Frank y Hazel, junto a los que recorrerá medio país para detener a Alcioneo, quien pretende acabar con la Muerte.

Aunque el desarrollo de esta historia al principio se me hizo muy lento y pesado, poco a poco va mejorando. Si en el primer libro de la saga me quejaba de que aparecía Annabeth siendo insoportable, en esta ocasión Percy me ha sorprendido parabién. Sigue siendo un poco pringado, pero como no está escrito en primera persona es soportable, porque no tenemos que leer todas las idioteces que se le pasan por la cabeza.

De nuevo, tengo que reconocer que la tercera persona de Rick Riordan es muy buena, pero el problema es que ya he conocido a Percy, me he leído toda una saga en la que él era el narrador y por mucho que ahora nos lo muestre desde otro punto de vista, no puedo evitar pensar que es imbécil, si bien es cierto que la ausencia de Annabeth me ha hecho la lectura mucho más soportable.

En cuanto a los semidioses que aparecen junto a Percy en esta ocasión son Frank y Hazel, y al igual que Leo y Pipper, me han encantado. Ambos pertenecen a la Quinta Cohorte, que es la cohorte más humillada del Campamento Júpiter, del que hablaré en breves, y los dos tienen un pasado muy distinto.

Hazel al principio parece tener muchos secretos que, poco a poco, se irán desvelando. Ella es hija de Plutón y su poder es extremadamente peligroso, lo que ha hecho de ella una chica reservada y temerosa. Hazel es un personaje increíble, la verdad.

Frank es el otro compañero de Percy en esta aventura. Apenas lleva unas semanas en el campamento y no sabe quién es su padre exactamente, aunque la verdad es que conociendo su historia me ha parecido super obvio. Viene de una antigua dinastía china y su abuela se lo recuerda constantemente. Su vida depende de un pequeño objeto que puede acabar con él, una vieja maldición.

La verdad es que el Campamento Júpiter a mí no me ha gustado demasiado. Me gusta más la concepción de los griegos con respecto a todo, solo ha habido una cosa que me ha gustado más, y ha sido el dios Marte, porque Ares es un poco pesado.

La verdad es que al principio pensé que no iba a ser capaz de acabar el libro, que iba a dejar la saga y ya está, pero al final logró engancharme. El siguiente libro es La marca de Atenea y tengo la sensación de que, por lo que han anticipado, Annabeth va a ser mucho más pesada que de costumbre. Además, auguro que va a haber bastante drama, por lo que no sé si está será la última reseña de Percy Jackson o no.

Valoración: 4/5

Reseña: Perro ladrando a su amo

  • Título: Perro ladrando a su amo
  • Autor: Javier Sachez
  • Género: ficción
  • Editorial: eolas ediciones
  • Número de páginas: 198
  • Precio: 16,00€ (puedes comprarlo aquí)
Portada de Perro ladrando a su amo

Comienza un nuevo año y, con él, nuevas lecturas para descubrir y disfrutar todos juntos. Esta primera reseña no es la primera lectura de este 2019,  sino la última de 2018, que por temas de festividades no he podido subir hasta hoy, momento en el que regreso de las vacaciones para darle caña, un año más, a Ink Ties.

“Vivimos en un mundo que no entiendo y tu mundo lo entiendo menos”

Javier Sachez me hizo llegar, muy amablemente, el ejemplar de su novela, pero ya sabéis que, ante todo, prima la sinceridad en mis reseñas y todo lo que digo es porque lo siento.

Lo que podemos leer en la contraportada, y lo que más me llamó la atención, es lo siguiente:

“Una empresa necrófaga hambrienta de inmuebles ajenos. Una anciana indefensa que recoge lo que la ciudad detesta. Un joven ultra de ojos violentos que aborrece lo que la sociedad representa. ¿Puede al final el odio transmutarse en ternura? ¿Pueden las zarpas alguna vez acariciar.”

Después de un año lleno de fantasía y ciencia ficción, sentía que necesitaba leer algo que se saliera un poco de mi zona de confort (aunque tengo que decir que este año he salido mucho más que los pasados) y una historia que se me mostraba como una especie de cuadro de la sociedad me llamaba mucho la atención.

El comienzo de la novela da la sensación de cuadros costumbristas: pequeñas escenas que parece que no tiene relación entre sí: podría pasar por una novela hecha de retazos, de introducirnos en la intimidad de la gente normal, pero poco a poco estas escenas se van mezclando hasta darnos una visión total de una parte de nuestra sociedad.

Con una estructura coral, nos encontramos con Casilda, una pobre mujer que poco a poco ha ido perdiendo la cabeza y que se ha evadido de la sociedad, ajena a los problemas que la rodean y a las críticas e insultos a las que se ve sometida. Nos refleja la realidad de muchas personas mayores que, sin familia directa, quedan a merced de un estado que no se hace cargo de ellas y al que no le preocupa lo más mínimo lo que les pueda pasar.

Eudardo, un joven ultra. Buen estudiante, con cierta tirantez familiar, se refugia entre unos bárbaros a los que recurre cuando tiene que enfrentarse a algún problema. Quizá de todos los personajes este es el que más interesante me ha resultado, el más profundo, con un sentido del honor y del deber terrorífico. Me asusta pensar que en nuestra sociedad existen personas como Eduardo, tan frías y calculadoras que recurren sin temor a la violencia, a pesar de que en ningún momento él parece mancharse las manos. Sin embargo, Eduardo también tiene otra cara, una cara amable que parece preocuparse por algunos hechos que suceden a su alrededor. Eduardo representa las dos caras de una misma moneda.

También aparecen más personajes: Armando, un joven locutor de radio que no es capaz de entablar relaciones emocionales con las mujeres; Fermín, compañero de Eduardo y quien le salva en varias ocasiones, Nieves, Concha…

Con un lenguaje duro y descarnado, Javier nos presenta una sociedad gris y cruel, una sociedad que se preocupa por sus propios intereses, que desprecia al débil.

No me ha costado mucho leer la novela, no es demasiado larga y la historia engancha desde las primeras palabras. Quizá sí que me ha parecido que en ciertos momentos la sintaxis sonaba un poco forzada y poco natural, pero por lo general, es una novela que se deja leer perfectamente. Los personajes se mueven como pez en el agua en su hábitat, son coherentes de principio a fin y nos muestra, como ya he dicho, una realidad que, aunque triste, nos es habitual, quizá por eso me ha resultado tan interesante.

Si tenéis oportunidad de leerla, no la perdáis.

Valoración: 4/5

Reto Pentaura

Un año más comienza, un año más para esta familia de tinta que tanto tiempo lleva en pie de guerra. Este año pretendo ir haciendo pequeños cambios en el blog, no dedicarlo solo a las reseñas, que me llenan y me encantan, si no dedicar algunas entradas a relatos y otros temas que me apetece compartir con vosotros. Por supuesto, seguiré con los retos con mi querida Sara, y por eso estoy tan contenta hoy, primera entrada del año, primer relato. Este mes tocaba #Pentaura, os propusimos dos canciones: Carols of the bells (podéis oír estas dos versiones que son las que más me gustan: la de Pentatonix y la Lindsey Stirling, cuyo vídeo me parece alucinante); o la canción …Y al final, de Enrique Bunbury, que es por la que he optado yo. Quizá es un poco lúgubre, un poco triste, pero últimamente estoy retomando el terror, tanto para leerlo como para escribirlo, y no he podido escribir otra cosa.

Espero que os guste el relato, os leo en los comentarios y os recuerdo que tenéis todo el mes para poder participar en el reto Pentaura.

Y al final

La última noche del año. El día en el que pondría fin a mi triste vida. Una maldición pesa sobre mi familia desde antes de que el hombre saliese de las cuevas. O al menos eso dicen. Ahora, solo quedo yo, yo con mis temores, yo con mis inseguridades. En la sala de baile he dejado a Coco, está bailando y disfrutando bebiendo más champán del que puede, riendo de esa manera tan escandalosa que antes amaba y que he llegado a aborrecer. Realmente, creo que ella no lamentará mi pérdida. Pocas personas lo harán. No he tenido descendencia, he querido evitarles sufrir lo que sufro yo y me he apartado de las personas poco a poco, prefiero que me odien a que sepan que estoy maldito.

Paso una pierna, paso otra y trato de soltarme, pero no me atrevo. ¿Por qué ahora me entra el miedo? Llevo un año entero pensando en hacerlo. Un año entero deseando que llegue esa noche y acabar con esta maldición. Cálidas lágrimas ruedan por mis mejillas, pero se congelan antes de caer de mi rostro, las noto clavándose en mi piel. Al final, un impulso repentino, una especie de espasmos causado por el agotamiento, tanto físico como mental al que estoy sometido, hace que me suelte de la barandilla y que me resbale del saliente. Mientras caigo, cierro los ojos y espero que sea una muerte rápida.

El agua del río que hay bajo mis pies corre con fuerza. Mis manos están calientes y derriten el hielo de la barandilla, empapándome. No hay nadie en la calle y las farolas apenas alumbran. Pronto, pronto todo acabará.

—Al final lo hiciste, querido. Al final… – dice una sombra oculta en la noche.

La refutación del efecto Doppler, de Jaime Molina García

A Librería

  • Título: La refutación del efecto Doppler
  • Autor: Jaime Molina García
  • Género: relatos
  • Editorial: Nazarí
  • Número de páginas: 310

La llegada de los extranjeros lo cambió todo.


Jaime Molina nació en Jaén y es escritor de cuentos, novelas cortas, guiones y novelas, aunque no fue hasta el 2011 cuando vio la luz El fantasma de John Wayne (ed. Prímula). Tras esta llegaron Lejos del cielo (2011) y Una casa respetable (2013). Además es colaborador del blog literario Cicutadry.


Nadie llama a media noche para dar buenas noticias.


La refutación del efecto Doppler

es una

colección de once relatos que, en líneas generales, me crearon unas bajas expectativas respecto a los mismos cuando empecé a leerlos

, aunque poco a poco la calidad de los relatos fue aumentando. Si bien es cierto que la técnica es correcta, hace buen uso del lenguaje y utiliza una sintaxis muy bien escogida, las ideas…

Ver la entrada original 904 palabras más

Reseña: El otro viento

  • Título: El otro viento (The Other Wind)
  • Autor: Ursula K.LeGuin
  • Traductor:Francesca Borsani
  • Género: fantasía
  • Número depáginas: 113

“Muchascabezas emiten luz al pensar”

Después de casi un año, por fin he terminado la saga de Un mago de Terramar y, la verdad, es que no sé muy bien cómo me siento. Se supone que esta entrada es la reseña del último libro de la saga, pero la voy a utilizar para hablar también de mis impresiones generales, ya que el tema que nos ocupa no es un tema que me dé para extenderme demasiado.

El otro viento la verdad ha sido decepcionante como libro final. Se supone que la acción va a terminar, que son los momentos finales, que el destino de Terramar se va a sellar en esta novela, pero sin embargo parece que no pasa absolutamente nada.

El 80% del libro es volver a contar la historia de Aliso una y otra vez y reuniones que parece que no van a ninguna parte. Quizá lo más impactante es la llegada de un dragón a la corte del rey. Y cuando parece que por fin va a  pasar algo, se termina.

“Más al oeste que el Oeste, más allá de la tierra mi gente está danzando en el otro viento”

La verdad es que creo que empecé a leer esta saga con las expectativas demasiado altas y por eso creo que en parte me he sentido tan decepcionada aunque, a la vez, tengo que reconocer que a una parte de mí le ha gustado. Creo que este es otro caso en el que me veo obligada a separar a la Mey crítica de la Mey que disfruta leyendo libros, porque si no, no encuentro una explicación a lo que me está pasando.

Por un lado, creo que no le puedo reprochar a Ursula que no sepa escribir. Decir eso, decir que su prosa no es casi perfecta sería una mentira. Creo que la obra en sí está llena de delicadeza y de mimo, que la autora ha puesto el alma en todas y cada una de las palabras que forman esta saga.

En especial con las descripciones.

En El otro viento, mientras leía las descripciones del Bosquecillo, mientras leía cómo se sentían los personajes bajo su protección, sentía que yo también estaba allí, que la magia me invadía.

Ya sabéis que la habilidad de describir sin ser monótono o pesado es algo que yo admiro mucho en los escritores, ya que me parece que es lo más complicado a la hora de ponerse a redactar, y creo que la técnica de Ursula es impecable.

En cuanto a argumento general, tampoco puedo decir mucho, el problema para mí ha sido la forma de llevarlo. Creo que en todas las historias ha pasado lo mismo: que los comienzos son muy largos, que parece que no va a llegar el final y que, cuando llega, es muy precipitado. Creo que si fueran historias de 500 páginas cada una, no importaría que hubiese 100 de introducción ni que se repitiesen historias o hechos, porque el lector al final acaba olvidando ciertos detalles si no se los repiten constantemente, pero en obras que apenas sobrepasan las 100, que me cuente tres veces la misma historia, aunque sea una versión resumida en la que no se aporta ningún detalle nuevo, es un poco agobiante.

Por otro lado, con respecto a los finales abruptos o que no parecen finales, eso me ha pasado con El otro viento, que yo veía que el número de páginas cada vez era menor y que, sin embargo, allí no llegaba el final, los personajes seguían charlando tranquilamente en la corte del rey, en un barco o en el Bosque y, cuando por fin llega el final, pasa sin que apenas te enteres.

Me pasa lo mismo que con Cassandra Clare, aunque esta es mucho más histérica, que al final se agolpan tantas cosas que apenas eres consciente de lo que está pasando, aunque en el caso de Le Guin esto es como más paulatino.

Sinceramente, no sé si recomendaros esta saga o no. Puede estar bien si no tenéis mucho tiempo para leer o si queréis adentraros en el mundo de la fantasía o no queréis un libro de acción desmedida. También os digo que si vais a leer no hagáis como yo y no espaciéis mucho las lecturas, porque al final acaba dando pereza.

Valoración: 3/5