La dificultad de la creación de los personajes femeninos.

A la hora de ponerme a escribir lo más difícil es crear los personajes. Los personajes femeninos. ¿Por qué? Pues porque en la sociedad en la que vivimos vemos el machismo por todos lados y siempre que mi personaje femenino habla, piensa o actúa, pienso en sí su comportamiento será o no machista, o es si puede ofender a alguien.

Ojo, que no digo que no exista el machismo y que sea una lacra social que haya que erradicar, pero mientras el machismo exista en la sociedad, la literatura lo tiene que reflejar.

Durante el día de ho

Un resumen rápido de todo que he leído que hace de un personaje femenino un mal personaje, o lo que hace que tu novela sea machista, sería algo así:

  • ¿Es una mujer perfecta, lo hace todo bien, todos la quieren y solo tiene amigos hombres? Es un mal personaje femenino.
  • ¿Le gusta el deporte, las actividades físicas o todas aquellas cosas catalogadas socialmente como “para hombres” porque se ha criado con muchos hermanos o tiene un padre que quería un hijo? Es un mal personaje femenino.
  • ¿Se desnuda en algún momento exhibiéndose para conseguir sus objetivos? ¿Es víctima de una violación? ¿Sufre malos tratos? Es un mal personaje femenino.
  • ¿Es una motivación para el héroe? Es un mal personaje femenino.

La lista podría seguir y seguir probablemente hasta el infinito, pero como ya os he dicho, os quiero y no quiero que os aburráis leyendo una sarta de improperios.

Tengo que decir que no estoy de acuerdo con prácticamente nada de lo que he leído, tampoco quiero mencionar a los autores de los que hablo, pero si tecleáis en google “¿cómo hacer un buen personaje femenino?” Probablemente acabéis en los mismos enlaces que yo, y por lo tanto quiero dar mi visión sobre lo que un personaje femenino tiene que ser: HUMANO.

Sí, así de claro, es un personaje humano, tiene sus más y sus menos, a lo mejor es perfecta tocando la trompeta porque nació con un don natural y no ha necesitado estar diez años dando clases para superar a algunos maestros.

A lo mejor que la violen es lo que necesita para aprender a defenderse y es el impulso de supervivencia lo que le hace dar el cien por cien de ella misma. O a lo mejor el vivir con cinco hermanos aficionados al boxeo es lo que ha hecho que ella sea una boxeadora nata

y me he dedicado a leer compulsivamente artículos que hablan sobre cómo crear personajes femeninos y bueno, no os voy a aburrir con la sarta de bobadas que he leído porque os aprecio y no quiero que os enfadéis tanto como me he enfadado yo. Porque me he enfadado. Y mucho.

.

También es probable que por su personalidad se sienta más cómoda interactuando con hombres que con mujeres. A lo mejor que encuentre a su media naranja es lo que le hace ser es especial, porque no nos engañemos, si son las protagonistas es porque son especiales.

Lo que quiero decir es que no hay una fórmula para crear un personaje femenino perfecto. Que el machismo existe y que hay que luchar contra ello y que no reflejarlo en nuestras novelas es un error enorme por nuestra parte. Pero también es cierto que a veces algún hombre se merece una patada en la boca por parte de una mujer por decir que “me contendré cuando peleemos”, y que no es nada malo decir “no soy como las demás” porque, en el fondo, ninguna somos como las demás.

Si bien es cierto que en la literatura de fantasía o ciencia ficción los clichés o los estereotipos están muy arraigados, poco a poco esto va cambiando, pero no podemos pretender que suceda de la noche a la mañana, sino que es un camino lento y lleno de dificultades, pero no nos olvidemos de que Roma no se construyó en un día.

Con esto lo que quiero decir es que no debemos obsesionarnos con crear personajes femeninos perfectos, sino personajes femeninos que se adapten a nuestra historia, a la trama, a su mundo.

Por último, quiero hacer una última reflexión: yo siempre he pensado que los autores españoles no sabemos hacer personajes femeninos. Lo reconozco. Quizá es que soy más crítica con un personaje  femenino que con uno masculino, o quizá es que tengo razón y no sabemos hacerlos.

Quizá a esta afirmación le tengo que hacer una matización: no sabíamos, porque la verdad es que desde hace unos años estoy empezando a ver verdaderos personajes femeninos que merecen la pena, y en concreto os quiero hablar del último del que me he enamorado, su nombre es Rebeca.

Rebeca fue vendida como esclava. El trabajo de Rebeca es uno de los más duros que existen en su mundo. Rebeca es fuerte e independiente, sabe cómo actuar en todo momento sin que nadie le diga nada, y todo ello sin dejar de ser una mujer atractiva (porque esa es otra, si un personaje femenino es fuerte e independiente ya se la cataloga como “marimacho” o se la describe fea. En fin, otra tontería más).

El mundo necesita más personajes como Rebeca

Si queréis saber más sobre Rebeca, leed Las puertas del Infinito, que era el libro que iba a reseñar hoy y en el que precisamente alababa la gran maestría de los autores (que no os lo he dicho, pero son Víctor Conde y José Antonio Cotrina) a la hora de desarrollar este personaje.

Por último, gracias por haber leído hasta aquí (a los que lo hayáis hecho) y hasta la próxima.

MK!

Amor y Anarquía

“Compañeros, la rabia me domina en este momento. Siempre he pensado que cada uno es responsable de lo que hace, pero esta vez hay culpables y quiero decir en voz bien alta quiénes son los que mataron a Edo: el Estado, los jueces, los funcionarios, el periodismo, el TAV(Tren de Alta Velocidad), la policía, la cárcel, las leyes, las reglas y toda esta sociedad de esclavos que acepta este sistema.

Nosotros siempre luchamos contra esas imposiciones y por eso terminamos en la cárcel. La cárcel es un lugar de tortura física y psíquica,  aquí no se dispone de absolutamente nada no se puede decidir a qué hora levantarse, qué comer, con quién hablar ni con quién encontrarse, a qué hora ver el sol. Para todo hay que hacer una solicitud, incluso para leer un libro.

Ruidos de llaves, de cerrojos que se abren y se cierran, voces que no dicen nada, que chocan en estos corredores fríos, zapatos de goma que no hacen ruido para espiarte en los momentos menos pensados,  la luz de una linterna que por las noches te controla el sueño, correo controlado, palabras prohibidas, todo un caos, todo un infierno, todo la muerte.

Así es como te matan todos los días, despacio, para hacerte sentir más dolor, y en cambio Edo quiso acabar enseguida con este dolor infernal. Al menos él se permitió tener un gesto de mínima libertad, decidir él mismo cuando terminar esta tortura.

No me dejan llorar en paz, no me dejan tener un último encuentro con mi Baleno. Veinticuatro horas al día tengo una guardia a menos de cinco metros de distancia.

[…]”

 

Extracto de Amor y Anarquía de Martín Caparros.

 

 

MK!

 

¿Dónde están los sueños de la mujer presidenta?

El mundo ha evolucionado, ha cambiado tanto desde el siglo pasado…y no siempre para bien, no siempre para mal.

Uno de los cambios más grandes que podemos encontrar es el cambio en la mujer, siempre rebelde, siempre sumisa…siempre cansada de ser la misma que espera en casa al hombre que regresa, de quitarle las botas y darle su café.

Durante mucho tiempo hemos luchado por ser iguales, por no ser discriminadas y, a pesar de todo lo que hemos logrado, todavía falta mucho camino por recorrer, mientras una minoría de mujeres lucha por sus derechos, por ellas, la gran mayoría se siguen mostrando como objetos, como monos de feria que deben ser expuestos para que el mejor tirador se quede con ella.

¿Por qué? ¿Es acaso más fácil? Puede pero…¿no es más denigrante?

Y con esto no quiero decir que las mujeres seamos superiores ni nada de eso, somos iguales, pero esa igualdad no existe en la realidad…

A veces la mujeres cobran menos por el hecho de ser mujeres, son despedidas por tener hijos etc.

Pero esto no siempre es así, a veces se contrata a una mujer por que debe haber un número de mujeres en el trabajo, aunque eso implique despedir o rechazar a hombres mejor cualificados, las mujeres no somos solo un número, y no deberían ser contratadas por el hecho de que son mujeres y tienen que cubrir unos datos…deberían ser contratadas por su capacidad, por su experiencia, por sus estudios…

Esta es mi humilde opinión, quizá puede parecer contradictoria, quizá podéis no compartirla, pero necesitaba expresarla.

 

MK!

Hoy, 21 de marzo, es el día de la poesía, la manifestación más pura de los sentimientos.

En la antigua Grecia poesía era lo que hacía el “poietés” (probablemente lo haya transcrito mal, espero que podáis perdonarme 🙂 el hacedor, por decirlo de alguna manera.

Y como conmemoración de este día en el que recordamos a la poesía, esa gran olvidada, os traigo una selección de versos del poema 64 de Catulo, un poema precioso y que os recomiendo leer a todos y a todas. Si recordais, en San Valentín también os regalé un poema de amor de este gran poeta, muy recomendable y divertido en ocasiones, amoroso y tierno en otras 🙂

Poema 64:

[…]

Todo ha ido resbalando desde su cuerpo entero

a sus pies, y ya es juego de las olas salobres,

pues ella, descuidada de la toca o del velo

que flota, se preocupa solo por ti, Teseo,

con todo el corazón, con todo el sentimiento,

con toda la cabeza que ha perdido por ti.

[…]

Todo parece mudo, 

todo está abandonado, todo anticipa el fin.

Mas no van a apagarse mis ojos con la muerte

ni se irán los sentidos de mi cuerpo cansado 

sin pedir a los dioses una justa condena

para esta traición, sin haber suplicado

en mi última hora 

el celestial castigo

 

MK!

NIEVE

Nieve

Si he de escoger una palabra que su simple sombre me inspire, escogería nieve. Siempre lo he pensado, nieve, hasta su nombre suena esponjoso y su pensamiento me lleva a un estado paralelo donde el nombre se aleja y se queda la sensación.

Estoy segura de que todos tenéis esa palabra que os inspira o al menos, os provoca cierto pensamiento que os evade.

La mía ya la he dicho ¿Cuál es la vuestra?

Have a nice day :)

Tened un buen día, no dejéis que nadie os diga lo que tenéis que hacer y lo que no. Sed felices, vosotros, tú, se feliz, disfruta de la vida, que es corta y que algún día se terminará, pero si se termina, al menos que no te encuentre lamentándote de lo que no has hecho.

Actúa.

[El mundo es un gran teatro]

Ríe.

[El mundo es un gran circo]

No llores.

[Que la muerte te pille con una sonrisa en el rostro]

Ten un buen día 🙂

 

MK!

 

Y, como se suele decir, año nuevo, vida nueva.

El 2013 acaba de empezar y, que mejor forma de celebrarlo, que actualizando el blog con una pequeña reflexión acerca de los años. Los años vividos, los que quedan por vivir.

Un año son 365 días ( o 366 si es bisiesto-no es el caso-). 365 días para aprender algo, para disfrutar, para reír y llorar, para conocer gente, olvidar nombres y perdonar caras. Tenemos muchos días, pero eso no significa que debamos desaprovecharlos. Viva cada dí como si fuera el último, así el día supremo no te pillará de sorpresa, si no que te pillará listo, contento por haber vivido al máximo.

Disfruta de cada bocanada de aire fresco, de cada sueño, cumplido o no, de cada parpadeo. Disfruta de cada caricia, de cada suspiro, de cada beso. Disfruta sin preocuparte de qué pasará después, cada segundo es el pasado, el presente, el futuro.

El futuro es esa cosa que llega cada vez que respiras y que se va cada vez que parpadeas, es algo efímero, fugaz como una estrella, el futuro es tuyo, eres actor, director y guionista. A la vez eres protagonista, antagonista y secundario. Graba tu película, y ayuda a que los demás graben la suya, se espectador cuando tengas que serlo, pero no te quedes siempre de brazos cruzados, o 365 días (o 366 si es bisiesto) se harán eterno.

 

MK!

Lágrimas de rabia.

A los poetas que labraron el futuro, son los recuerdos de los años más oscuros. Aquellos libros, fusilados en un muro, como quieren algunos.

Escribo sus nombres con sangre en un papel, la libertad no olvida a los que murieron de pie. La historia no olvida a los que murieron de pie.

De los maestros torturaron las ideas, nuestra cultura, enterrada en la cuneta, fosas en blanca, Lágrimas de rabia, será historias ahora recordadas.

¡De las semillas del rencor,

nacerán los vientos de la esperanza,

y enseñaremos a nuestros hijos

a luchar…POR LA LIBERTAD!

 

 

 

Mis días en Bérgamo

Fueron pocos, apenas seis los días que pasé en aquel maravilloso lugar pese a que los recuerdos que logro evocar de aquellas jornadas son infinitos. Recuerdo que se dividía en Bérgamo alto y Bérgamo bajo y se pasaba de una a otra través de un funicular cuyas vías estaban situadas en una pronunciada pendiente y limitaban con grandes y simétricos arbustos.

En el Bérgamo bajo se situaba la zona más urbana: casas, negocios, carreteras, comercios, centros comerciales…  Recuerdo el olor a pizza, la mejor que he probado en mi vida, cortada en aquellos rectángulos enormes y con todos aquellos ingredientes caseros y tan bien elaborados. También sonrío al rememorar mi ya premeditada frase, mis únicos conocimientos de italiano, cada vez que pedía un helado de avellana: “un piccolo gelato di nocciola.” Los helados… Otra de las cosas que me hacían suspirar.

Ah, pero mi debilidad estaba en la zona alta. Era el perfecto símil de escenario de cuento de hadas: Callejuelas estrechas, puestos antiquísimos con valiosas reliquias, plazoletas empedradas, monumentos históricos… En cierto modo me recordaba al Callejón Diagon de Harry Potter salvo por algún otro souvenir que me traía de vuelva a la realidad, de muy mala gana. Desde la zona alta, lo más espectacular eran las vistas: La vegetación, muy abundante, parecía querer predominar sobre las casas, que parecían diminutos puntos en la lejanía.

Pero quizá, el mejor recuerdo que logro evocar de mis días en Bérgamo, fue aquel en el que opté perderme yo sola en la zona alta. Pasear con aquel tigre de peluche que decidí comprar para ti bajo la luz de la luna, que no quitaba ningún protagonismo a las luminosas estrellas aquella noche. Vagar sin rumbo con tu collar al cuello en una zona en la que no entendía las conversaciones de los transeúntes, en la que ninguna de aquellas personas sabía de nuestra existencia. Puede que estuviera sugestionada por la ciudad del amor, por aquellas parejas que predicaban su cariño en cada rincón tiñendo de magia la ciudad, o puede que únicamente fuera lo mucho que dolía tu añoranza pero, arropada por la noche y la soledad, te eché de menos por primera vez, deseando únicamente tu compañía, tan difícil de conseguir en aquellos días de mediados de octubre. Entonces, mientras la suela de mis deportivas se amoldaba a la forma del las redondeadas piedras del suelo a cada paso, miré al cielo una vez más y pensé: Nunca habíamos estado tan lejos, pero irónicamente jamás te había sentido tan cerca. Quizá… Puede que tú también estés alzando la vista a la luna en este mismo momento, una luna que, por mucha distancia que exista entre ambos, siempre será común para los dos.

MoniqueAllanPoe.