Los cuentos de la Vieja Buena II

Si te has perdido la primera parte del cuento, puedes leerla aquí

II – Camino por el bosque

Al día siguiente, a la misma hora, todos se habían reunido de nuevo en la sala para escuchar el final de la historia de la Vieja Buena. El día anterior los niños al final se cansaron de pelear pero, agotada, la anciana se había quedado dormida sobre la silla y ninguno se atrevió a despertarla.

Tal y como había sucedido el día anterior, la Vieja Buena entró a la sala arrastrando la pierna, pero en cuanto se sentó, todos corrieron a sentarse a sus pies, ansiosos por averiguar lo que le había pasado a la joven Joanna y a la vieja Bruja.

“Joanna se adentró en lo profundo del bosque que, a diferencia de lo que ocurre en los cuentos de hadas, no era un lugar horrible ni lleno de peligros, sino que era un lugar alegre que todos recorrían alegremente.

La joven Joanna no cantaba canciones de amor ni silbaba antiguas melodías, simplemente caminaba en silencio y con la cabeza gacha, perdida en sus propios pensamientos y dejando un pequeño rastro tras ella. Cuando llegó a lo más profundo del bosque, comprobó que no hubiese nadie cerca y se internó por un camino que no estaba marcado por sendero alguno. Este camino era estrecho y angosto al principio, oscuro y algo opresivo, una persona más grande que Joanna probablemente nunca hubiese podido atravesarlo, pero ella no tuvo ningún problema, se movía con rapidez y delicadeza, como quien conoce el camino como la palma de su mano.

forest-868715_1920

Pero este camino no duró mucho tiempo, pues enseguida llegaba a un hermoso claro en el que el sol brillaba con fuerza. Joanna alzó la cara y dejó que la calidez rozase su rostro para después seguir su camino, pues su andadura por el bosque todavía no había terminado.

Un poco más adelante había un pequeño riachuelo en el que la joven se paró a beber y a refrescarse mientras contemplaba su botín: una cesta llena de flores silvestres que despedían un aroma dulzón y empalagoso que a Joanna le encantaba, y unas frutas silvestres que comió despacio, disfrutando de cada bocado. Cuando por fin dio cuenta de su almuerzo, volvió a ponerse en pie y continuó con su camino.

Joanna estuvo caminando durante media hora más hasta llegar, por fin, a la ladera de la montaña – aunque más bien era una colina un poco alta – y buscó entre unas enredaderas una abertura tan diminuta que podía haber pasado inadvertida para cualquiera que no sabía lo que estaba buscando. Joanna se coló por el agujero con cuidado de no manchar su vestido y caminó por la oscuridad más absoluta durante unos minutos hasta que, al final del camino divisó una luz azulada que la animó a seguir caminando.

Cuando llegó al final, la luz la golpeó en los ojos directamente y ella tuvo que cerrar los ojos unos segundos para acostumbrarse a aquella nueva luminosidad para, al abrirlos, disfrutar del espectáculo que había frente a ella: un pueblo de gente pequeña”.

En este punto de la narración los niños – y algunas de las mujeres también – estaban tan sumergidos en la historia que dejaron escapar una exclamación de asombro, haciendo que la Vieja Buena sonriese complacida.

—¿Gente pequeña de verdad? —preguntó Nicolás con sus enormes ojos negros llenos de luz. La Vieja asintió y sonrió. Todos la miraban esperando que continuase con el cuento, pero la mujer cruzó los dedos sobre su regazo y cerró los ojos. Algunos niños protestaron, pues sabían que aquel gesto significaba que la historia había terminado, al menos por aquel día, pero también se alegraron de saber que al día siguiente podrían volver a reunirse y disfrutar de los cuentos de la Vieja Buena.

Anuncios

Los cuentos de la Vieja Buena I

Los cuentos de la Vieja Buena

I – Bruja y Joanna

Llovía. El agua caía con fuerza golpeando las ventanas con tanta fuerza que parecía que iba a romperlas. En el salón de reuniones del pequeño pueblo de Roca Negra las mujeres y los niños se habían reunido en torno a la chimenea, esperando a que la Vieja Buena hiciera acto de presencia. Ninguno hablaba, todos esperaban en silencio y sumidos en sus propias cavilaciones hasta que el chirriante sondo de la puerta los despertó. La Vieja Buena entró en la sala arrastrando su pierna derecha en completo silencio, sus ojos, antaño de un hermoso color verde, ahora estaban cubiertos de una perpetua neblina que, sin embargo, no parecía ser un problema para ella, ya que caminaba con paso firme hacia la silla que le correspondía. A pesar de su avanzada edad – algunos aseguraban que ya era vieja en tiempos de sus abuelos – de su cojera y su ceguera, nadie se levantó a ayudarla, ella no lo permitiría. Cuando llegó a su silla, tomó asiento y carraspeó, algunos niños allí reunidos, sobre todo los más pequeños, corrieron a sentarse a sus pies, ella sonrió y les revolvió el pelo.

—Vaya, si aquí está Sancho el joven y estos rizos son de… ¿Pedrito? Claro que sí, si no de quién iban a ser ¿y Violeta? ¿Ya ha decidido que es demasiado mayor para ocupar un sitio a los pies de la Vieja? —los niños reían contentos mientras se sentaban a sus pies y trataban de confundirla, pero ella los conocía a todos a pesar de no poder verlos. Durante unos segundos los ruidos de la tormenta quedaron eclipsados por las risas de los pequeñuelos, que todavía tardaron un rato en calmarse. Cuando por fin el silencio se hizo en la sala, un aterrador trueno lo rompió irrespetuoso. La Vieja Buena no comenzó a hablar hasta que su eco desapareció por completo de la habitación, momento en el que sonrió y comenzó el relato que decía así:

“Un día de mayo, mucho tiempo atrás, comenzó a caer una fina lluvia que alegró los corazones de los habitantes de un pueblo muy, muy, muy lejos de aquí. La lluvia refrescó los verdes campos, que la agradecieron llenando el aire con su olor, lo que hizo que las jóvenes abrieran las ventanas mientras peinaban sus hermosas cabelleras y soñaban con sus amados. Sin embargo, había una casa, la última del pueblo, en el que la lluvia no alegraba el corazón de sus habitantes.

En la casa vivían dos personas, una vieja a la que todos conocían por el nombre de Bruja, a pesar de que nunca nadie le había visto practicar brujería, y la joven Joanna, quien la servía en un constante silencio. ¿Y adivináis por qué no alegraba la lluvia sus corazones”

—Porque Bruja era muy mala y tenía hechizada a Joanna —respondió la pequeña Violeta adelantándose a sus compañeros.

—Exacto, Bruja era muy mala pero Joanna…Ya veréis lo que pasó con ella —respondió la Vieja Buena esbozando una sonrisa pícara antes de continuar con el relato.

“Bruja era muy mala, nadie en el pueblo la quería, pero la joven Joanna era otro cantar. La pobre llegó de su mano tiempo atrás, siendo apenas una niña, y a pesar de todos los años que habían pasado nunca nadie la había visto sonreír. Joanna iba al mercado todos los días o al río a lavar, también cuidaba de la casa y a menudo se la veía en el bosque recogiendo flores y plantas aromáticas, pero siempre en completo silencio. Muchos intentaron entablar conversación con ella solo recibieron una mirada triste.

En este hermoso día de lluvia del que hemos comenzado a hablar, Joanna despertó, como era su costumbre, mucho antes que Bruja, comenzando sus tareas diarias en silencio y perdida en sus pensamientos. Primero encendió el fuego y mientras este chisporroteaba alegre, fue a por agua al pozo para empezar a preparar el desayuno. Una vez que el agua estuvo caliente, se preparó una infusión que bebió de un trago, después cepilló su melena, negra como ala de cuervo y se puso su raído vestido. Antes de abandonar la cabaña miró con preocupación hacia la puerta que se mantenía cerrada frente a ella, pero no pasó nada, Bruja no se despertaría hasta que la mañana estuviese bien entrada.

Joanna fue al mercado y allí compró, en completo silencio, las provisiones que necesitaba. De nuevo en la casa comenzó a hacer pan casero, haciendo que su olor se mezclase con el olor a lluvia, que aunque había cesado parecía ser solo una tregua pasajera. La jovencita miró por la ventana y al comprobar que las nubes seguían allí decidió que no era buena idea bajar al río, por lo que cogió una cesta y decidió adentrarse en el bosque en busca de flores.

El camino que seguía la joven estaba enmarcado por una valla de madera y pequeños carteles que indicaban los desvíos que llevaban a los diversos lugares del bosque, pero ella seguía el camino principal, tan cabizbaja y taciturna que no se percató de que frente a ella había un caballo azabache que, asustado, relinchó al verla. Joanna, sobresaltada, dio un paso atrás y se tapó la boca con las manos para evitar soltar un grito. De entre la maleza, abrochándose los pantalones y con gesto preocupado, apareció un joven que dejó los ojos en blanco al ver la situación.

—Disculpe usted a la boba de Costa, cada vez que la dejo sola se pone nerviosa, espero que no os haya asustado, en verdad es dócil y mansa —el joven acompañó sus palabras de una grácil reverencia y unas palmaditas en el cuello del animal, que arrimó el hocico a él en señal de cariño. Todavía algo asustada, Joanna le devolvió el saludo y continuó con su camino sin pronunciar palabra y sin girarse, a pesar de que el joven la llamó insistentemente hasta que este se encogió de hombros, montó en Costa y siguió por el camino que Joanna había dejado atrás.”

—¿El joven y Joanna acabaron casándose? —preguntó Alicia desde las rodillas de su madre.

—Pues yo no quiero que se casen, quiero que él la secuestre y se la dé de comer al dragón que atemoriza a su reino —dijo Cristobal. Las niñas comenzaron a abuchearlo dando comienzo a una acalorada discusión acerca del destino de Joanna y el joven y cuando Matilde, la madre de Cristobal, trató de calmarlos, la Vieja Buena se lo impidió.

—Deja que inventen todos los finales que quieran, es bueno para ellos, desarrollará su imaginación, además, estoy empezando a encontrarme mal, esta maldita lluvia hace que me duela todo el cuerpo, tendré que terminar la historia otro día.

Y así la Vieja Buena se quedó sentada en la silla, con los ojos entrecerrados y dejando que los niños jugasen.

#DearDiaryOctubre

 

Comienza el mes de octubre y, con él, regresan los retos a los blogs de Ink Ties y de Letras en el Aire. Como ya os dijimos en una entrada anterior (podéis verla aquí) las normas han cambiado un poco, así que os las recuerdo rápidamente: en la entrada enlazada podéis ver un calendario con los retos ya programados, para que podáis organizaros con más tiempo, además los retos se irán alternando, para así no saturarnos tanto. Por otro lado, ya no tendréis que mandar los relatos (que recordad, no pueden tener una extensión de más de 30 líneas de Word) al correo, sino que podréis publicarlos directamente en vuestros blogs y luego comentar esta entrada con el link para que nosotras podamos después recopilarlos. Aquí quiero hacer un inciso: es necesario que comentéis el link en los dos blogs, ya que nos facilitaréis el trabajo tanto a Sara como a mí y evitaremos problemas de que alguno no aparezca recogido en alguna de las dos entradas. También os quiero recordar que en el caso de que queráis participar pero no tengáis un blog debéis poner vuestro relato en un comentario en esta entrada.

Y ahora que hemos recordado las normas, os dejamos con el reto #DearDiary de este mes:

Un abuelo camina con su nieto hacia un lugar que le quiere mostrar.

Recordad que tenéis que escribir la entrada del diario del nieto.

¡Mucho ánimo a todos los que queráis participar! Y recordad que tenéis todo el mes de octubre para hacerlo y que a principios de noviembre haremos la entrada recopilatoria y os propondremos el #citaura del mes.

PD: Si tenéis alguna duda al respecto, no dudéis en escribirnos, tanto en comentarios como en redes sociales:

Twitter Ink Ties: @inkties

Facebook Ink Ties: Ink Ties

Twitter Letras en el aire: @letras_enelaire

Facebook Letras en el aire: Letras en el aire

Entrevista a Sara

Como os prometí, aquí os dejo la entrevista a Sara ( Aquí podéis visitar su blog, ) Letras en el aire, la encargada de llevar a cabo la antología “Un mundo mejor” reseñada ya en el blog (Puedes leerla aquí). Sara, muy amablemente, accedió a responder unas preguntas acerca de este proceso y de la fundación a la que van destinados todos los ingresos del libro.

P: Los beneficios íntegros de la antología Un mundo mejor van destinados a la asociación Allende Mundi, ¿qué nos puedes contar de ella? A qué se dedica, dónde se encuentra, cómo pueden colaborar con ella nuestros lectores…

R: Allende Mundi es una asociación sin ánimo de lucro que se encuentra en el barrio de la Rondilla de Valladolid, España (Calle Lope de Vega, 10). Esta organización de personas, su gran mayoría voluntarios, se encarga de impulsar un modelo de convivencia intercultural a través de la participación en diferentes actividades. Durante el curso escolar se llevan a cabo varios programas y proyectos educativos de apoyo escolar y de ocio y tiempo libre con el fin de ayudar a familias, así como encontrar potencial en los niños y fortalecerlo.

Todos esos proyectos se sustentan sobre una base de educación en valores que tratamos de transmitir a los niños desde bien pequeños para así afianzar el objetivo principal: una buena convivencia intercultural.

Además, durante los periodos vacacionales o no lectivos como Navidad, Semana Santa, Verano o bien puentes como Halloween, también se ofertan ludotecas durante las horas de la mañana para ayudar a esos padres y madres que no pueden compaginar la vida laboral con el cuidado de sus hijos durante esas horas del día.

Existe una gran variedad de nuevos proyectos que se van llevando a cabo en la asociación, como por ejemplo “el desván de Melinka”, programa de biblioteca creativa en el que participo y con el que tratamos de acercar a los niños de 3 a 6 años a la lectura.

Ahora bien, ¿cómo se puede colaborar con Allende Mundi? Existen diferentes formas:

– Siendo voluntario de la asociación.

– Haciendo una donación.

– Comprando la antología de relatos Un mundo mejor a través de amazon, en papel o bien en digital (Lo podéis comprar aquí)

15135941_1213548695378093_7524208392421593441_n

P: Los relatos que encontramos en el libro fueron escritos por gente anónima que se animó a colaborar de manera totalmente altruista, ¿cómo te pusiste en contacto con ellos y como gestionaste la selección de los relatos?

R: Cuando propuse la idea a la asociación y me dio el visto bueno lo que hice fue escribir un post en mi cuenta de Facebook proponiendo participar en una antología benéfica para Allende Mundi. Abrí un grupo en Facebook para todos aquellos que se animaran a participar y fui incluyendo a aquellos que se pusieron en contacto conmigo. En el grupo les conté mi propósito, les di información sobre la asociación y, finalmente, fuimos construyendo la antología.

En cuanto a la selección de relatos, si te soy sincera no hubo ninguna, simplemente se aceptaron todos los escritos que llegaron. Fueron un total de doce personas que participaron (bloggers, escritores noveles…) y trece los relatos que finalmente configuran la antología.

Todos los participantes fueron a cada cual más encantador, desde el primer momento mostraron una gran ilusión en participar en un acto altruista y eso se puede comprobar en cada uno de los textos. La verdad, han sido personas que han hecho de todo el proceso algo increíblemente fácil y les estamos infinitamente agradecidos.

 

P: Hacer una antología no es trabajo fácil, ¿puedes hablarnos de todo el proceso? Desde que surge la idea hasta que los lectores pudimos hacernos con ella.

R: A raíz del proyecto “El desván de Melinka” del que hablé anteriormente, se me ocurrió la idea de crear una antología benéfica porque por redes estuve viendo que había muchas antologías para distintas asociaciones y dije ¿y por qué no una para la mía?

Entonces lo primero fue proponérselo a mis compañeros, me dieron un Sí rotundo y, como ya he dicho, comencé manos a la obra por Facebook. Ahora bien, una vez creado el grupo con los doce participantes ¿cómo nos organizamos?

Puse un margen de los meses de verano para que la gente tuviese tiempo suficiente para escribir su relato, corregirlo, enviármelo por email etc. En agosto/septiembre fueron llegando los relatos y fue entonces cuando comenzó el proceso de maquetación, elección del título, de la portada, contraportada…

Todas las decisiones relativas a la antología las tomamos entre todos porque creo que es mucho más bonito y tenían todo el derecho de tener voz y voto por participar. Así que elegimos el título, el precio, el acabado en mate o brillo de la portada, la fecha de publicación… a través de encuestas en el grupo de Facebook en las cuales votábamos, teniendo en cuenta también la opinión de los miembros de la asociación.

Una vez todo pensado, lo peor fue maquetar/corregir todo el libro y comenzar con los trámites que impone Amazon. Fue un jaleo debido a mi desconocimiento y fueron unos cuantos días de mucho estrés para que el libro saliese a la venta el día acordado. Me pilló un poco el toro, vaya.

Los compañeros de la antología estuvieron ahí en todo momento, me sentí muy arropada por todos y fueron unos días duros pero valió completamente la pena. El libro salió a la venta el 11 de noviembre del año pasado. Pero ahí no terminó el asunto, sino que tras el proceso de autopublicación iniciamos el de promoción y como digo, los escritores fueron los que tuvieron iniciativas fantásticas para promocionar la antología a través de vídeos, imágenes, posts en blogs, sorteos, entrevistas…

Aquí en Valladolid hicimos una presentación de la antología a la que lamentablemente no pudieron asistir los autores ya que viven en otras ciudades de España o Sudamérica. También creé un booktráiler con la participación de algunos niños de la asociación.

Asimismo ha llegado nuestro tesoro a algún colegio de Valladolid.

En definitiva, un proceso bastante largo pero muy bonito del que estoy tremendamente orgullosa.

Ha sido una experiencia increíble poder compartir la pasión por la literatura con personas extraordinarias y más aún si con ello se puede ayudar a un colectivo que lo necesita. Estoy segura de que no será la última vez que realice algo de este estilo.

Finalmente, decir que este curso y con la excusa del primer aniversario de la antología queremos hacer muchas cosas más para que llegue a más gente. Seguimos con mucha ilusión y muchas ganas.

¡Así que muchas gracias María por esta entrevista y por hacernos hueco en tu blog!

Aunque Sara me de las gracias por hacerla un hueco en el blog, las gracias se las tengo que dar yo a ella por haber accedido a realizar la entrevista y por la antología, que de verdad o recomiendo.

16388271_1282124428520519_1229304674548103412_n

Esta foto es del día de la presentación, momento en el que yo pude estar presente, disfrutando en primicia de este maravilloso libro.

Por último, aquí os dejo algunos enlaces que os pueden interesar:

Blog de Allende Mundi (en proceso)

Antología Un mundo mejor

Booktrailer

 

 

RESEÑA: UN MUNDO MEJOR

  • Título: Un mundo mejor
  • Autor: Varios autores
  • Editorial: Amazon
  • Páginas: 185
  • Precio: Versión digital, 2,99€. Versión impresa: 9,88 €

 

SINOPSIS

Un mundo mejor es una antología realizada con fines benéficos que tiene una temática común: hacer de este mundo un lugar mejor en el que vivir. Todos los relatos giran en torno al entendimiento cultural y a la integración en la sociedad de todas aquellas personas que por diversos motivos están en riesgo de exclusión. Son historias contadas con el corazón que tienen una finalidad común: hacernos entender que bajo la piel todos tenemos un mismo corazón y las mismas ganas de vivir y disfrutar de nuestras vidas.

OPINIÓN PERSONAL

Como ya he dicho en la sinopsis, Un mundo mejor es una antología benéfica realizada por Sara, a la que los seguidores del blog conoceréis por ser quien dirige conmigo las iniciativas de #Citaura y #DearDiary y por su blog Letras en el Aire, para la asociación Allende Mundi, de Valladolid. Son muchas las cosas que podría decir acerca de esta asociación y de las actividades que realiza, pero como en esta entrada de lo que se trataba era de reseñar y daros a conocer la antología, el sábado tendréis una entrevista a Sara en la que os hablará acerca de la asociación, de todo lo que hace y a lo que ha destinado el dinero obtenido con la venta del libro.

La antología está formada por trece relatos, de los cuales la gran mayoría tratan el tema de la inmigración desde distintos puntos de vista. Algunos nos muestran la crudeza de las guerras por las que muchas personas se ven obligadas a abandonar sus países; otros, nos hablan de las dificultades que tienen estas personas para integrarse en la sociedad debido al racismo que todavía existe; otro puñado de ellos nos dan una visión más amable, nos muestran que el amor, cuando es real, no entiende de países, ni de razas, ni de colores de piel.

Otro hecho interesante es que casi todos tienen como protagonistas a niños, niños que con su ternura y su inocente visión del mundo nos hacen ver que todas esas barreras que creemos que existen de manera natural no son más que construcciones creadas por nosotros mismos y que derribarlas es tan fácil como dar un paso al frente o apretar una mano.

En cuanto a la calidad de los relatos podemos ver que es muy diversa. Hay relatos que poseen una técnica pulida, que se notan que es de una mano acostumbrada a escribir en los que, sin embargo, el argumento no es tan profundo como otros escritos por una mano menos experta que consigue sobrecogerte.

Sea como sea, Un mundo mejor merece la pena, aunque sea solo por ayudar a una asociación que hace tanto por ayudar a los niños menos favorecidos de Valladolid. A continuación os dejo el booktrailer del libro y os recuerdo que esta semana os subiré una entrevista hecha a Sara en la que responde a algunas preguntas acerca del libro.

 

 

Después de unas más que merecidas vacaciones, Sara, de Letras en el Aire, y yo, hemos tomado la decisión de retomar los retos que propusimos allá a comienzos de año: Dear Diary y Citaura, ya que ambas pensamos que era una propuesta muy bonita e interesante y no queríamos que cayese en el olvido, además de que entre nuestros lectores sí que tuvo cierto éxito, por lo que hemos creído conveniente el retomar ambos retos, aunque con ciertas modificaciones.

Para ambos retos se aceptar relatos de no más de 30 líneas de Word tomando como inspiración la cita propuesta en el caso de Citaura y la situación de Dear Diary, pero en esta ocasión no habrá que mandar los relatos a ningún correo, sino que podréis dejarnos los links a vuestros blogs en los comentarios (tendréis que dejarlo tanto aquí como en el blog de Letras en el Aire) para que nosotras vayamos directamente a ellos. En el caso de que no tengáis un blog y queráis participar, podréis dejar vuestros relatos en los comentarios.

Como en el caso anterior, no es necesario participar todos los meses, pero para facilitaros la participación a todos, a continuación os hemos preparado un calendario con los retos desde octubre hasta junio:

OCTUBRE – DEAR DIARY

 

 

Un abuelo caminando con su nieto hacia un lugar que le quiere mostrar.

Escribir desde el punto de vista del nieto.

 

NOVIEMBRE – CITAURA

“Demasiado divina para no ser prohibida” Ligeia (Poe)

 

DICIEMBRE – DEAR DIARY

 

 3

Persona en noche buena tomando chocolate caliente mientras espera una llamada.

 

ENERO – CITAURA

“Un poquito de sombra y otro de ovarios” (Carilda Oliver)

 

FEBRERO – DEAR DIARY

 

 4

Músico de calle.

 

 

MARZO – CITAURA

“La imposibilidad está a un paso de la realidad” (Sense8)

 

ABRIL – DEAR DIARY

 hiker-1607017_1920

Un viajero durante el último día del viaje de su vida

 

 

MAYO – CITAURA

“Era asombroso. Era increíble. Era imposible.” (El día del dragón)

 

                                                                         JUNIO – DEAR DIARY

 

 6

Persona riendo/bailando bajo la lluvia.

 

 

Esperamos que os guste y que os animéis a participar, porque estamos ansiosas por poder leer vuestras historias y por hacer que estas dos iniciativas funciones.

RESEÑA: EL (SIN) SENTIDO DEL AMOR

  • Título: El (sin) sentido del amor
  • Autor: Javier Ruescas
  • Editorial: Montena
  • Número de páginas:223
  • Precio: 19,95€

SINOPSIS

Lana es una joven que en el último verano antes de empezar la universidad vive una aventura que no se podía ni imaginar. Todo comienza con una fiesta a la que es arrastrada por parte de su amigo Ciro, allí conocerá a Jac, que hará que todo su mundo cambie de repente. Junto a Lana y Ciro aparece Julia, la mejor amiga de Lana, quien demostrará que bajo su apariencia frívola se esconde un corazón capaz de hacer lo que sea por amor.

OPINIÓN

Compré El (sin) sentido del amor durante el Celsius de este año para mi hermana, pensando que era lo que le gustaba y, sin embargo, ella ha terminado por abandonarlo en su estantería y yo acabé por devorarlo.

No os voy a engañar, al principio el libro no me llamaba demasiado la atención, escrito en primera persona y con una historia que se me antojaba bastante típica pensaba que me serviría para pasar una tarde un poco menos aburrida pero, sin embargo, enseguida me atrapó. Aunque las primeras páginas sí que me asemejaban a la típica película de adolescentes americana (así definió mi querida hermana el libro, como una película americana) poco a poco la historia va evolucionando y los personajes se van dibujando de manera nítida, teniendo cada uno su vida independiente que también influye en la historia, lo que hace que esta gane en complejidad y no se quede solo en la historia de Lana y Jac.

Respecto a los personajes, son bastantes los que nos encontramos. En primer lugar tenemos a Lana, la protagonista. Lana vive con su padre, su hermana y su madrastra en una urbanización de la que son dueños. Lana es una artista en potencia que aspira a entrar en la universidad de artes de su ciudad, pero no se ha atrevido a decir nada a sus padres, ya que ella cree que no lo aceptarán. Lana no es un personaje que me caiga especialmente bien en ningún momento de la narración, me parece un personaje muy cliché: la adolescente que no sabe si estudiar lo que desea por temor a que sus padres no lo acepten, que no es ni guapa ni fea que tiene una amiga despampanante y que se enamora del guaperas de turno. Es cierto que a lo largo de la novela sí que vemos cierta evolución en su forma de pensar y actuar, va ganando valentía, pero la ingenuidad le juega malas pasadas. De todos los personajes es quizá el que menos me gusta.

Junto a Lana tenemos a Ciro y Julia, sus dos mejores amigos. Ciro es un bloggero de moda, sus historias tienen a toda la red encendida, pero nadie conoce su identidad. Lo que más gusta es que sus historias parecen reales, pero esto es debido a que Ciro se patea cada día la ciudad en busca de hechos que poder narrar después. Ciro es quien arrastra a Lana a la fiesta en la que conocerá a Jac y en donde encontrará inspiración para continuar su relato.

Ciro es esa chispa de vida, de emoción, que le falta a Lana. Es quien está siempre ahí para apoyarla y quien quiere que sea feliz, es gracias a él que Lana se atreve a vivir un poco más. Para mí es uno de los mejores personajes de la novela, sus intervenciones son siempre frescas.

Acerca de Julia poco es lo que podemos decir: la amiga atrevida, la guapa, la que va arrasando por la vida pero que tiene un secreto inconfesable, un secreto que no es capaz de confesar ni siquiera a Lana, lo que hará que la historia se complique hacia al final aunque, por suerte (atención spoiler), todo acaba por salir bien.

La primera impresión que te llevas de Julia es que es una chica un poco tonta, descerebrada y que se deja llevar por sus emociones pero después descubres que es una chica con un corazón de oro, capaz de ayudar a los demás y de perdonar. A lo mejor no es el personaje que más evolucionada, es más, es uno de los que menos aparece, pero sin ninguna duda es un personaje sin el que la novela no podría funcionar.

En último lugar tenemos a Jac, el causante de todo. Poco es lo que puedo decir de él sin spoilearos toda la novela, por lo que me voy a limitar a decir que se apellida Casanova para que vosotros saquéis vuestras propias conclusiones.

Además de estos personajes aparecen algunos más, como los padres y la hermana de Lana, Inés o Jenny, pero conocer a esos personajes es cosa vuestra.

En líneas generales la novela me ha gustado, no os voy a decir que ha sido la novela de mi verano, porque tampoco es para tanto, sí que entretiene y es cierto que aunque al principio parece un poco típica al final sí que da algunos giros inesperados que pueden sorprender al lector.

Book Tag: Los clásicos

Hoy estrenamos nueva sección en el blog. En ella realizaré book tags visto por la web y por youtube, adaptándolos y seleccionando preguntas, incluyendo además preguntas que se me ocurran a mí o que me parezcan interesantes. Estos post los alternaré con relatos o con otro tipo de entradas, para dar algo de variedad al blog, por supuesto que acepto sugerencias del tipo de contenido que os gustaría ver. Yo no pretendo nominar a nadie, pero si alguno quiere hacerlo en sus blogs, o quiere dejarme en los comentarios sus respuestas, estaré encantada de leeros.

Viendo diversos vídeos y leyendo diversos blogs, me he dado cuenta de que apenas aparecen menciones a los clásicos, como mucho aparece la típica pregunta de: ¿cuál es tu clásico favorito?, por eso he decidido dedicar esta primera entrada a preguntas acerca de libros clásicos. Veréis que casi todos son de literatura española, pero por mis estudios es a lo que más tiempo he dedicado (lo que no quita que haya leído a grandes autores de la literatura universal). Y ya, sin más demora, aquí os dejo las preguntas que he seleccionado para este post, son solo 10 preguntas, pero si se os ocurren más que pueda incluir dejádmelo en los comentarios y haré una segunda parte:

  1. Clásico favorito

La respuesta a esta pregunta es bastante difícil, muchos son los clásicos que me gustan, obras de teatro del Barroco, las cuales divierten bastante, el naturalismo francés también ha dado algunas obras que son una delicia y por supuesto los grandes autores del siglo XX, pero si tuviera que elegir una, creo que me quedaría con El Decameron de Boccaccio, libro que leí por mera curiosidad y con el que me reí hasta decir basta, a la vez que aluciné, para ser sencillos. No es una lectura demasiado pesada, ya que los relatos son bastante cortos, eso sí, os recomiendo que si queréis leerlo busquéis una edición anotada, porque la mía no lo estaba y estoy segurísima de que me he perdido la mitad de los chistes y comentarios jocosos que se encuentran en la obra.

  1. Clásico que odies

La respuesta a esta pregunta es bastante sencilla: Fortunata y Jacinta de Galdós. Es la única novela que no he sido capaz de terminar a lo largo de la carrera (y eso que he tenido que leer cosas como La Serafina de Mor de Fuentes, libro que no recomendaría ni a mi peor enemigo). Quizá se debe a mi aversión natural a Galdós, al que odio desde que me obligaron a leer Marianela allá hace muchos años, quizá se debe a que la historia no me terminó de gustar, pero es un libro que se me hace cuesta arriba, a lo que hay que sumar que me destriparon todo el final (sí, la culpa fue mía, unas compañeras hicieron el trabajo sobre la novela y yo tenía que haberla llevado leída a clase, pero os juro que no pude), así que supongo que puedo decir que lo odio.

  1. Clásico pendiente de leer

Nuestra señora de París de Víctor Hugo, es la novela en la que está basada El Jorobado de Notre Dame y si bien la empecé, nunca llegué a terminarla porque la edición que yo tengo es bastante aparatosa y leerla era algo complejo, y estoy pendiente de hacerme con una edición más manejable, pero sin duda sé que la voy a disfrutar.

  1. Clásico que leerías 1000 veces

No solo lo leería 1000 veces, sino que lo he leído más de 1000 veces: El Principito, supongo que en una lista de este tipo no podía faltar esta obra. La primera vez que lo leí era bastante pequeña y recuerdo que mi madre me lo compró en una feria del libro y, desde entonces, raro es el año que no le echo un vistazo, además tiene unas ilustraciones preciosas y solo por mirarlas merece la pena.

  1. Edición favorita

Mi edición favorita es, sin ninguna duda, la de Nuestra Señora de París de la que os he hablado antes. Reconozco que fue un capricho, pero el capricho más bonito que me he dado nunca, es de Edelvives:

9788426384232

  1. Primer clásico que recuerdes haber leído

Aquí la verdad no sé muy bien qué responder. Supongo que el primer clásico que leí fue La Celestina, pero probablemente en la versión adaptada. También está Marianela de Galdós, que ese ni versión adaptada ni nada, a palo seco – y como lo odié, la verdad. Durante el bachillerato recuerdo haber leído el Quijote en su versión adaptada al castellano moderno, pero de manera íntegra (a diferencia de mis compañeros, que leyeron una versión adaptada) y La Ilíada.

  1. Autor que está sobrevalorado

Para mí, sin ninguna duda y a pesar de todos los enemigos que me pueda ganar, sin ninguna duda es Shakespeare. No me parece un autor tan brillante, lo que le pasa es que sus compatriotas han sabido aprovecharlo muy bien, a diferencia de lo que nos pasa a nosotros. Nuestro Barroco es maravilloso, tan abundante en obras geniales como en obras mediocres, eso es cierto, pero no hemos sabido sacar partido a nuestros autores y apenas sus nombres resuenan en los cánones universales (vale que yo no creo demasiado en ellos, pero de verdad que me da rabia cuando solo se menciona a Cervantes y con suerte a Calderón, Lope, Góngora o Quevedo).

  1. Libro que recomiendas

Sin ninguna duda El Decameron, de verdad que la lectura es amena y divertida.

  1. Crush clásico

Héctor. Sin ninguna duda.

tumblr_inline_nkjq59nmjf1qlr65v

Vale, es probable que esta película tenga mucho que ver con ello.
  1. Período literario favorito

Los finales del siglo XIX y los principios del siglo XX, ya que es cuando aparecen autores a los que admiro, aunque no os voy a engañar, el Barroco tiene su encanto.

 

¿Os ha gustado? Dejadme comentarios con vuestras opiniones y respuestas.

Hasta el próximo domingo:

MK!

Reseña: Gótica y Erótica

  • Título: Gótica y erótica
  • Autor: Dioni Arroyo
  • Número de páginas: 176
  • Editorial: Eride
  • Precio:12 €

 

“Deseó trabajar con ella, aunque fuese solo por el placer de poder venerarla a diario. Ningún hombre dejaría escapar a una mujer como aquella.”

SINOPSIS

Tras un duro golpe emocional, Marco decide abandonar su hogar y trasladarse a Santander, en donde encontrará trabajo en una radio, lo que siempre había deseado, en donde conocerá a Sandra, con quien llevará a cabo un peculiar programa que le traerá dolores de cabeza.

Junto con su nuevo trabajo encuentra una nueva casa, en donde pronto comenzarán a suceder hechos paranormales y situaciones que le harán sumirse en un extraño estado personal.

 

OPINIÓN PERSONAL

Leí este libro por curiosidad más que por otra cosa, no había leído ninguna reseña ni conocía a nadie que lo hubiese leído, pero siempre lo veía en las estanterías de La Casa del Libro y decidí darle una oportunidad, porque la portada me llamaba bastante la atención, pero he aprendido la lección y no voy a juzgar a los libros solo por su portada. La verdad es que si lo acabé fue porque no tenía otra cosa y me apetecía relajar  un poco mi volumen de lecturas, y para eso se planteaba un libro perfecto.

En apariencia, Gótica y erótica es un libro erótico: Marco empieza a trabajar con Sandra, con la que fantasea y con la que lleva a cabo algunas de estas fantasías, pero junto a esta historia del romance nos encontramos una historia de fantasmas. Y aquí es donde encontramos el gran fallo. No es que una historia no pueda mezclar lo erótico con una historia de fantasmas, pero es que en este caso no tienen nada que ver, es como si el autor hubiese querido escribir dos historias diferentes pero en vez de hacerlo en dos novelas de dos géneros, lo hubiese fusionado todo en una, haciendo que el resultado sea bastante confuso.

Si bien es cierto que el lenguaje trata de ser cercano incurriendo a veces en ciertos vulgarismos, a la hora de hablar de sexo es bastante directo, cosa que es de agradecer, ya que no busca metáforas rebuscadas, a diferencia de lo que suele suceder en las novelas eróticas, que todo está camuflado bajo una capa de satén rosa.

Por otro lado, tenemos un narrador omnisciente que, sin embargo, se entromete cada poco en la historia, haciendo unos juicios de valor que no le corresponden a él, se nota muy claramente cuando un personaje no le gusta por el tono que emplea al hablar de él. En cuanto a los personajes, nos encontramos que todos son bastante planos y estereotipados, no se empatiza con ellos y lo más que he llegado a sentir por ellos es tedio.

No sé si vosotros lo habéis leído y que opinión os merece, pero me gustaría saberlo.

Hasta la siguiente reseña,

MK!

Reseña: El legado de Ava

  • Título: El legado de Ava
  • Autor: Elena Fuentes
  • Editorial: Amazon
  • Número de páginas: 462
  • Precio: 2.99€ (versión electrónica que podéis adquirir aquí)

“No te equivoques, yo sí creo en el amor. Lo que no creo es que sea para toda la vida.”

 

SINOPSIS

Ava es una mujer que ha llevado sus excesos y sus aires de grandeza hasta el límite. Después de una vida en la que ha hecho todo lo posible por obtener el estatus que siempre ha deseado, se da cuenta de que no es feliz y decide plasmar en una extensa carta todos los hechos y motivos que le llevaron a ser de esa manera.

Tiempo después Ingrid, la destinataria de la carta, la encuentra, descubriendo la verdad sobre su pasado.

 

“Apelar a la vanidad de un hombre suele proporcionar unos resultados extraordinarios.”

 

OPINIÓN PERSONAL

Elena Fuentes se puso en contacto conmigo para que reseñase su novela y, aunque al principio me mostré un poco reacia porque el género al que pertenece no es uno de mis favoritos, pero al final decidí aceptarlo y darle una oportunidad y, la verdad, no me arrepiento para nada.

La novela está estructurada en dos partes, la primera es una larga carta escrita por Ava. Reconozco que al principio esto me dio un poco de miedo, porque el uso de la primera persona no me suele gustar, pero después de pasar las primeras páginas me di cuenta de que estaba bastante bien usado. Al principio es verdad que se me hizo una novela muy pesada, pero según va avanzando y Ava se va soltando su historia se va volviendo cada vez más interesante.

La segunda parte es la dedicada a Ingrid, aquí la autora abandona la primera persona para usar la tercera, mostrando una gran maestría en su uso. Al igual que con la primera parte, el comienzo se me hizo bastante pesado, pero a medida que te vas sumergiendo en la historia las palabras te envuelven y te obligan a devorarlas sin descanso.

En cuanto a los personajes, hay una gran cantidad de ellos, todos variados y con psicologías complejas, aunque sin duda Ava, quien da título a la novel y que es el personaje principal, es el más desarrollado de todos. Los sentimientos hacia Ava son encontrados, hay momentos en los que te compadeces de ella, otros en los que la odias, otros en los que incluso la puedes entender…Está llena de matices, de luces y de sombras que se van dibujando a lo largo de la novela.

Otro de los personajes que más me ha gustado – y que a la vez he odiado – es el de Consuelo. Como construcción literaria es impecable, con una personalidad muy definida, pero como persona, rezad por no encontraros a alguien así nunca. La verdad es que los sentimientos que me ha provocado esta mujer eran tan confuso y contrapuestos que no sabía muy bien cómo expresarlo.

Hay muchos más personajes, pero esos os los dejo a vosotros para que los conozcáis cuando leáis la novela, porque sin ninguna duda os la recomiendo.  Yo ya he apuntado las demás novelas de la autora (Barridos por el salitre, Los círculos del alma y Las hijas de BANU) para leerlos en cuanto pueda.