#Retoagosto día 26. Pareo (Marysb)

The first time I covered my face in public

I do not remember.

Perhaps it was November and I rubbed my body against the snow,

Drops falling, itching ice, but it wouldn’t work.

My face stood shining in the dampness of a million flakes;

My face was the rain,

Dripping oily mud, red, tears pretending to be smiles

And in a while, somebody said I was a fool.

The second time was worse,

The snow was gone,it was never there

Somebody said, but I saw it,

I bear the scars of the winter.

The second time the pavement was ruthless

I kissed it, begging, my arms extended

I begged for mercy,but

My dirty face bleeds, wearing a plum leaf,

A dire emptiness, I couldn’t believe

I was still naked.

The doctors told me not to do it again

They didn’t get it, but I got paxil dreams

What difference does it make,

If you live in a nightmare, your head can’t be tamed.

I planned a third time,

Ashamed of the emptiness of my eyes,

In the mild heat of spring, away from the snow

That never was.

I tried to remove my features with an eraser,

I ruined the latter and there I stood, spotless,

Untouched by the sane asylum I call “the real”

I got a masters in mass production,

And flunked compliance for dummies,

They made me kneel amid the daffodils in memoriam

and swear by the god of Monkey Lascivious Assholes (MLA).

I was rejected by the Academia of poetry,

Damn, I pressed my lips so hard against her they fell apart,

“Passion must be avoided at all times”

“Nudity will deduct a point from the final score”

One less thing to cover up.

I changed my eraser for sandpaper

In the tranquility of whatever-zepam.

I did not feel the pain,

You wouldn’t believe what happened,

The dog ate it, like my homework.

In the meantime summer came,

I had already planned the fourth.

The fourth time was the last one,

I bathed in the warmth of the sand,

No mouth, no nose, no lips, no eyes.

I did it.

I had brought Picasso back to this world.

I expected somebody, whose love

would mend my face, guess what happened?

Somebody came,

bumped into my thighs,

Ate the meat loaf,

enjoyed the rump

And put a beach-wrap in my head.

 

#RetoAgosto día 21. El balón de Nivea (Mariasb)

Beauty lives in your hands,

Your neck, your eyes look at me

And I blindly guess

From the tiniest reflections of light,

I guess from the slightness of touch,

Your laugh,

Isolating your words with a soulless syntax

-I was never good at it-

But I rejoice in your linguistics,

Unrelenting,

And yet you look at me with a smile

I’d starve should I pay to see

Everyday, I guess

I see my organs floating,

Like the Titanic, sinking,

Guessing, blessed with the miracle of a smile and yet,

Out of oxygen, alone,

Hitting a Nivea ball,

Wishing you never die,

Death is way too mainstream these days

I changed my Nivea ball for a beachball

But you are not, I’d like to tell you how

Your character killed my branded thoughts

Swimming in a sea of truth

Guessing, perhaps it was you

This morning in a black dress

In Reading, UK, reading a

DIY magazine, noticing

How your eyes blink

in those reading glasses, guessing

It wasn’t you, I knew it

But still it hurts less believing

In blind faith,

Delusional,

Foolish, I wait writing

About Dublin in your room,

The light was fading,

It could have taken me by surprise

But it didn’t,

It was so natural I could have faded

Away with Heisenberg!

Looking at the budding wrinkles of your “country mouth,

So plain”

and the sound of you, chuckling,

Choking when you said goodbye

In two cheek caresses, troubled,

When I lifted my hand, troubled,

Lost in an endless morning of silence,

The words won’t come back, ever,

Neither will I,

Lost in the damaged consciousness we shared,

Imperfect but not defective,

Unfair,

The fact that a tear molested your purity,

Unfair, but don’t take me wrong,

I don’t want perfect, not that it matters but

The wrinkles at each side of your mouth,

Those are enough, your teeth,

Swaying back and forth,

Bewildered and puzzled,

And I, alone.

Guessing,

Did I just make you laugh?

That glow pays off,

For this love we’ll never make,

Naked,

I tell you the cause of my fears,

Silent,

Honest, for the first time

I crack a smile in some pub,

Guessing, perhaps…

It was just Dublin,

Guessing, perhaps…

I was just nervous,

Perhaps…

Reseña: Our Tragic Universe (2011) y The Leftovers (2014)

our_tragic_universebanda-sonora-the-leftovers

Título en Español: Nuestro trágico universo

Autor: Scarlett Thomas/ Tom Perrotta

Editorial: Canongate Books Ltd/ White Rabbit Productions

Páginas: 448

Precio: 8.99 libras

Sobre los autores/ sinopsis:

No redactaré una sinopsis, ni hablaré de los autores. En este caso me interesa centrar la atención en la relación personaje-lector/ personaje-espectador y ese vínculo especial que me ha hecho sentarme unos minutos a escribir de estas obras y no de otras.

Opinión personal:

Hace tiempo que quería escribir sobre este tema y la verdad es que lo he ido retrasando sin motivo. Cuando llegó a mis manos el libro dorado de lomos negros de Scarlett Thomas y leí el título, debo confesar que esperaba una cosa bien distinta a lo que me encontré tras pasar unas cuantas páginas, al fin y al cabo me lo habían definido como una “novela de estación.” Al pasar la última hoja, como hago con todos los libros que me gustan, cerré los ojos y respiré, digiriendo la ficción y aceptando mi vuelta al mundo caprichoso y sin guion de fuera del libro. Aun así ese salto entre la realidad y la ficción no fue grande, pues de algún modo la autora logra introducir al lector en la mente flexible y condescendiente del personaje. Thomas te lleva de paseo, de paseo por la vida, cruda o no, en la que la literatura se antoja un ente con vida propia, humana, convaleciente y sometida. La lectura es fácil, ligera y las páginas pasan como los capítulos de The Leftovers (2014), que basados en la novela de Perrotta, pasan por los ojos del espectador arrastrándole en una vuelta a la manzana desgarradora y nada indiferente. Libro y serie, serie y libro te ofrecen el caramelo de la empatía, y llamando a nuestro espíritu más visceral nos cuentan la historia de las sobras, de los lugares de la mente del individuo que la sociedad parodia y aparta de un manotazo. Aunque sean una historia para todos, quizá no todos sean para ella, pero como se dice por algunos lares, atascaros ahora que hay lodo y quizá descubráis que este color es de vuestro gusto.

M.S.

 

#RetoAgosto Día 10. Vacaciones en familia. (Marysb)

Red

Red

Red

Red

Red

It was red.

Dublin was red,

Like your dress four years ago,

Bathed in the eulogy of pain and mild happiness.

In the beauty of a million faces you saw me,

Swimming to the flow of the drill, the drill,

Drilling my brain, dripping

A trinity of drops calling your name

In the rain, our laugh was louder than us,

Drowning in the echoes of a pessimistic umbrella:

And we danced.

Drinking the dark foamish poison of intimate conversation,

Lost in the solitude of four walls (or five)

Peeing the faces of those around us, wet:

We danced.

I think, Gosh, you are beautiful,

Hoping my thoughts could heal your broken image,

Trespassing;

Silent while you touched my leg,

Caressing.

We hear the music, we hear the rain, drizzling

In the secretive sacred distance of the city,

<<Are you Spanish? Yeah, yes>>

 

The night hurts,

You hurt,

I hurt,

Dublin hurts,

Our cheeks burned the remains of our ages

And in your weeping I swayed,

We cannot be the plural of two sets of eyes

I know this to be quite right, but still

It hurts.

You went home,

I stayed

counting how many times your lips turned as red

As the wee cherry salad

we shared in the cinema of the real,

I could embrace your tears, and make them mine.

Fine bed linens called both our names,

Yours I reckon, aesthetically pleasing

Amid our formal intercourse, the bed,

Dismissing the armchairs where we sat in silence,

While you opened the double window

inviting me to die,

Inviting Dublin to come in and dance with us,

And I did, fuck, sure

I died of a memory of you, me, and a childish iPhone

In the lonesome west,

In the platitude of two kisses,

You set the boundaries of familial care,

And in the saddest goodbye I kept dancing

In an eternal holiday of beer, connecting imaginary threads, dancing

for I know that

O’Donahue will remember that once, Dublin,

Saw us dance.

#RetoAgosto Día 5. Camino de Santiago

Papá

Dime Santiago.

¿Me llevará el abuelo a Santiago?

Pregúntale a tu padre.

La arena le llamaba y le decía ven, písame, pisa un poco más profundo y verás tus pies ahogarse entre mis brazos y los de mi amante, ven, dijo, y él fue. El viento rozaba sus orejillas de jabato. Sabía que sus zapatillas nuevas no aguantarían la fricción de las rocas. La mujer había insistido en que combinaban con los pantalones cortos caquis de bolsillos y la camiseta de fui a Santiago y me acordé de ti. El niño la llevaba con orgullo, rozaba el mundo de lo invisible con ella. Se había hecho un arañazo y la culpa caería sobre el viejo en unas horas. No pasaba nada, adentrarse en el agua salada, fría y después caliente, helada, eso era vida. A su hijo nunca le había gustado la playa, nunca le había acompañado a pescar, al fin y al cabo ”eso es de brutos,” prefería mearse en la piscina. El niño era propiedad suya, un alquiler breve. Había contado los días hasta que bajó con su tez rojiza y los mofletes de haber llorado del Volkswagen de seis plazas.

Fran había cogido tripa, su yerno no le caía del todo mal, pero tampoco pisaba más allá de la zona de arena blanda de la playa. <<¡Un cangrejo!>> Un alevín. El viejo sujetó al animal, aún blanquecino, por la parte de atrás para enseñárselo. Santiago también quería cogerlo; Santiago quería cogerlo todo. No lo hacía mal, una voz metálica le indicaba los pasos desde su bolsillo. Dejó el bicho en la arena con la lengua entre los dientes por el esfuerzo; a los tres minutos corría hacia la siguiente piedra. “Cuidado,” gritó, y la marea se llevó unas gotitas de saliva reducidas al coñac. Estaba en la edad en la que las cosas malas le pasaban a los críos del telediario, pero el viejo sabía que las rocas, como el mar, tenían su genio.

Cuatro pies mojados apuntaban hacia el cielo negro y los calcetines colgaban derrotados junto a un fuego vanidoso y fatuo, olían a queso rancio y aguas estancadas. No le agradaban esas nuevas hogueras que habían construido. La luz de la luna iluminaba el plano que caía desde el monte taimado hacia la playa sin prisa pero sin pausa. Tres lucían orgullosas (salvo una de ellas que rezagada se agitaba inquieta) en tres entramados de acero inoxidable parecían gritar ¡Chillida! ¡Chillida! al son de la discusión de los propietarios de la hoguera más occidental. La pareja, sin ropa y untados en un mejunje de lodo y arena parecían unir unas frases con las otras en un regateo de primera división mientras una belleza adolescente les miraba. 2pac le contaba al oído lo que a ella le hubiera gustado decirles. Nuestro hombre soñaría con las regiones oscurecidas en una mezcla de pelo, lodo y salitre, brillantes y expuestas. No pasaría frío aquella noche. “Esa es la osa mayor,” <<¿Quién te ha enseñado eso?>> “Siri y Fran.” Tenía pinta de ser una tipa simpática. Al pronunciar el nombre del segundo, dueño de un Volkswagen gris de seis plazas, un trozo de lubina salió disparado de su boca hacia el fuego, lo que produjo una carcajada en ambos, niño y abuelo, bañada por una lluvia de pescado asado. El niño miraba fijamente la cara de su mayor, entornaba los ojos y abría la boca para decir algo pero volvía a mirar hacia los troncos apilados moviendo la cabeza sonriente. “No me gustan tus arrugas,” y el viejo le advirtió que llegarían, siempre llegaban, pero aún le quedaba mucho para eso. Santiago, como santo que obra un milagro, jamás tuvo una en su cara de pecas Normandas. Las arrugas son como las marcas harmónicas de los árboles, su estética es compleja y su secreto solo lo conocen unos pocos, pero aprendes a amarlas, las veneras, las acaricias y te sorprendes bajo su tacto, pero tus dedos no se retiran. Perdido en la reflexión, que le había parecido muy profunda, miró el viejo lobo las zapatillas del niño por segunda vez y unas luces intermitentes le deslumbraron en la oscuridad de la noche, definitivamente no le gustaban.

La mañana clareaba y al abrir los ojos, el hombre cansado vio cómo Santiago se alzaba digno hacia el noreste, cerca del sol bajo del amanecer lucense. Se había propuesto enseñarle el secreto de la vida, mentirle vilmente, traicionarle con esa información que no había descubierto. Gruñendo, se limpió las legañas y bebió un trago de una elegante petaca. Vamos, vamos abito, los demás ya se han ido hace mil años. Le gustaba esa energía, aún le quedaba un poco a él mismo de la misma medicina, y con ese pensamiento se subió la cremallera del pantalón tras descargar los excesos de la noche. Aaah, los placeres del amanecer en el campo a cielo abierto, expuestos a los ojos del voyeur, donde uno se cree refugiado del pin pan pun, pin pan pun pi pi pi pon chis pun de la vida real. Le sabía la boca a patatas, la lubina había muerto entre ellas, el anciano astuto también sabía que debería haber metido una o dos naranjas en la mochila, otra tragedia para añadir a la lista que cargaba sobre sus hombros cada minuto y diecisiete segundos.<<¡revisión de ruta!>> “10 kilómetros siguiendo mi camino, siguiente parada en postal,” “de acuerdo, dormiremos pues en una agradable postal”.

Recordaba cuando las subidas le gustaban. Subir y bajar era a fin de cuentas el mantra de la vida, tanto como meter y sacar, reír y llorar, pero bajar se había convertido en lo más fácil y cómodo. Aun así hacía un buen día, la humedad no era demasiado agobiante y el viento soplaba de cara. “Abito, sé que no vamos hacia Santiago.” Era listo. Fue a decir algo pero la voz metalizada le interrumpió informando de que les quedaban tres kilómetros para llegar a su destino; Santiago le dio la mano a su abuelo y le regaló otra sonrisa. No tenía muy claro quién de los dos había mantenido el espíritu secreto de la aventura. Sujetó al niño con la palma de sus manos cubriendo sus mejillas pecosas y fresquitas y le miró a los ojos. Le había cazado con el dedo bien dentro, regocijándose en su blandiblú verde lechoso. El nieto se escurrió entre sus manos y fue trotanto feliz hacia la valla que les separaba del siguiente repecho, donde las vacas pastaban tranquilamente. El crío las miro fascinado, haciendo ruidos mientras examinaba los límites de aquella frontera que se extendía kilómetros hacia a derecha y cincuenta metros a la izquierda para desembocar en la ladera rocosa, víctima o verdugo del embate de las olas. Si eran marrones no eran vacas. El abuelo explicó el plan a su alquiler a corto plazo invadido por un sentimiento juvenil de gamberro. Él mismo pasaría la valla por encima con cuidado de no cortarse y luego auparía al pequeñajo; y así procedieron. Su pierna no le daba tregua. Al levantar la mirada el plano oeste rezaba la paz y el silencio de la soledad. Sus rodillas cansadas golpearon el suelo tras volver a cruzar la valla y observar el vacío de la lejanía, había caído en el engaño. O Hospital vería unas luces intermitentes en su niebla escarpada al son de las campanas de Ribadeo, que marcarían los pasos menguantes del abuelo, caminando siempre hacia Santiago.

#RetoAgosto día 2. Atrapasueños

Un hombre joven y apuesto caminaba solo junto a la vía del tren a las doce menos cuarto de un dos de agosto. Llegaría en cualquier momento, pero a él no le importaba demasiado. No tenía que coger ningún tren, tampoco se le había ocurrido la posibilidad de ir a ningún sitio. Él mismo decía, si le preguntaban, que era demasiado cobarde como para planteárselo. Es bastante irónico, si uno se para a pensar que había viajado a más países que tú y que yo. Dejar todo, ser libre. ¿Libre de qué? ¿no lo era? Dependía del día. Mientras pegaba patadas patosas a una botella de Pepsi se planteó la pregunta de nuevo, pero se le olvidó a los pocos segundos, duró lo que dura una patada y después vacío, como siempre, como todos, y un dolor frívolo en el pecho o en la garganta, lexatin en vena.

El hombre se sentó en un banco teniendo especial cuidado de alejarse de unas motas sospechosas que cubrían el ala izquierda y cruzó sus piernas imberbes mirando a la señora de al lado <<¿Qué es eso que lleva ahí colgado?>> la voz de la mujer, estridente y sobria, sonó como suena el retorno de una comida fuerte a la boca. En los breves segundos entre lo socialmente aceptado y el silencio incómodo, el varón no supo de qué le estaba hablando. Pasando una mano ligeramente temblorosa por su pelo olor a coco y fritanga, miró hacia su pecho y vio el objeto que trataba de escapar del hueco ajustado entre su piel y el cuello de barco de la camiseta. “Un drim..kacher…un atrapasueños vamos.” Ella apretó sus muslos bajo el vestido beis de franela y él sintió sus ojos en su abdomen y pecho como si  estuvieran dentro de su propio cuerpo, agitándole. La anciana enseñó la dentadura blanca en sabia inocencia al contestarle: hazte con todos, hijo. Escondió el suvenir tras su prenda negra, pegada por el calor del mes a su cuerpo, dejando ver las formas circulares del objeto. A Emma le habría gustado, tenía su habitación decorada con esas historias. Su sobrina era una chica simpática, aunque ahora decía que era gótica y sus padres no estaban muy contentos.  Tenía un buen colchón, proyecto de Barbie los martes y jueves, académica los lunes y gracias por la colaboración, sigue jugando . Ahora que lo pensaba, era bastante estúpida. Había comprado aquel objeto para ella, pero al final había decidido quedárselo.  Quedaría bien en su coche, una bonita foto de Instagram, filtro Valencia, desenfoque radial. Bien sabía él que no dejaría a nadie acariciar sus plumas.

Saboreaba una caña fresquita apoyado en la barra de un bar móvil preparado para el verano mientras un grupo de seis o siete niños hacían cola para comprar helados. Dos de ellos se estaban peleando. Él nunca había pegado a nadie, pensó, le gustaría probarlo, pero ah… a quién puede pegar uno hoy en día. “Deme el periódico, <<¿cuál quiere?>> Cualquiera. Nunca compraba el periódico, se lo metió debajo del brazo y a los dos minutos pasó las páginas rápido, para aparentar que hacía algo, disimulando nervioso, mientras los pasajeros del tren de las doce, que llegaba con cinco minutos de retraso, bajaban alegres y tristes, semienteros. Bajaban los tipos de interés. Los nuevos viajeros comenzaban a subir poco a poco, parecían ovejas, un gran redil multicolor de balones de Nivea, pareos y hasta un sombrero y él, entre la multitud, con un periódico, paseante y anónimo. Vieron sus ojos en un recuerdo de pelo negro canoso una cabeza cabizbaja, como mirándole, pero sin mirar, ¿mirando al suelo? No lo sabía, daba igual. La vio un día y otro, y otro más la vio hablando de trivialidades. También en una carcajada, “Disculpe, no le he visto,” “mire por donde va,” “sí sí.” Seguro que sus piernas olían a vainilla de Madagascar. Patético. Único poseedor de ese conocimiento hecho a medida para el fastidio de cada uno. Se puso los cascos y le entraron ganas de bailar. If I go there will be troubleeeeeee and if I stay there will be doubleeee…pero no somos de piedra ¡nacimos de la erosión! “Está bueno, pero mi gaydar está pitando ahora mismo,” <<¿Está bailando o es cosa mía?>>

Le hubiera gustado decirles algo. Había apagado la música y estaba enfadado, su ceño fruncido se bañaba en dos gotas de sudor-concretamente dos. Les hablaría de su pelo negro canoso y de los ojos que no le miraban y probablemente también de su voz y de qué, aunque la mayoría la odiaban, él ahora mismo les estaba hablando de ella. Le dieron ganas de subir un tweet hater, pero se contuvo, acababa de acordarse de que nunca había usado Twitter. Se resignaría a un poco de silencio y astucia. El metal de la cinta de rayos x brillaba nuevo al sol que se colaba furtivo por los hierros contorsionistas del techo renovado en 2012. Se respiraba la impaciencia en el ambiente y parecía oírse el rugido mudo de la multitud. Miraba sus caras hambrientas y sudorosas, bellas bajo la luz del verano. Un golpe de plástico le empujó bruscamente hacia la pareja de delante. Colonia de Nenuco, dolor de pituitaria. Las chicas de atrás movían una colchoneta hinchable naranja al ritmo de una risa espeluznante; él también quería una.

Se fijó en la pareja, nunca le habían gustado las bolsas de playa que daban con las cremas, pero echó un vistazo al contenido: toallas conjuntadas, aceite para el sol, unas palas y un ejemplar de 10 claves para la felicidad; trató de mirar que había debajo pero no pudo, las claves le tapaban la vista.  El joven, temblando, metió de sopetón el atrapasueños bajo el libro. El brazo de él reposaba en el hombro derecho de ella, demasiado morena para ser verdad. Se les imaginó en su destino vacacional, en la indulgencia paradisiaca del buffet, la decoración de la habitación del Barceló y ese olor a agua que invadía los pasillos abovedados vestidos de arcos y fuentes. Imaginó, o predijo, el momento en el que se sentaban en una de aquellas tumbonas codiciadas y ella pedía que le echase crema en la espalda con la clave de la felicidad en la mano. Y la noche, con restos de arena en la piel húmeda y aceitosa, una mirando hacia la ventana de la derecha, expresión neutra, su cuello y cabeza ejerciendo cierta presión sobre la almohada y el otro entre suspiros de tenista, los codos clavados en el colchón de cuatro estrellas y la mirada arrugada hacia el pelo de ella en un ritmo mecánico que le hacía encorvar la espalda de forma similar a los hierros del techo de la estación.  Sintió ganas de vomitar, pero llegó su turno y como su equipaje no podía pasar por el detector, solo tuvo que dejar el teléfono en una bandejita gris. Piiiiii, un hombre enguantado le acariciaba los bolsillos con ansia y sintió cierta presión en la zona central norte de sus bermudas de mezclilla. Miró furtivo a la puerta del tren, los últimos pasajeros corrían, el corría con ellos, uno más, corría, llegó a la puerta y subió.

Mismo pasillo, misma mesa, mismo tiesto, misma luz y esa foto con un hombre. Los ojos acechaban, pero no le miraban <<¿puede usted querer a alguien que conoce sin conocer del todo?>> Espetó al hombre agarrado al portaequipajes <<¿mande?>>. Sí, no hay pecado en las marcas incipientes de sus manos y de su cuello, lo bello es lo bello, poesía natural del curso de la vida, díselo, grítalo, le cruzará la cara por el atrevimiento, pero jódanse vosotros ustedes con sus prejuicios. Dio un codazo al plástico naranja que se interponía en su camino y a las doce y diez bajó del tren para verlo alejarse un minuto más tarde. Alejarse, lento y luego rápido, rápido, rápido, rápido, más rápido, ah..! Cada vez más rápido, para no volver. Lo más triste de todo, pensó, es que encima no soy feo.

The Cabin in the Woods (2012): A Meta-Flick

the-cabin-in-the-woods.31227

Año: 2012

Director: Drew Goddard

Cast: Chris Hemsworth,  Kristen Connolly, Fran Kranz, Anna Hutchison, Jesse Williams, etc.

 

 

Trailer:

The whore, the scholar, the fool, the athlete, the virgin, a forlorn cabin, and an eerie harbinger, The Cabin in The Woods (2012) provides the audience with the perfect ingredients to cook a horror movie. Joss Whedon and Drew Goddard pick up the postmodern torch of the Scream series and bring to the forefront the very foundations of the genre. The multiple layers and storylines of the motion picture are closely interwoven in the story and the stereotypes of the scary movie tradition are presented as if it were an inventory, or rather a puzzle in which no matter how the viewers arrange the pieces, the outcome always meets our expectations. The self-conscious and self-referential allusions of The Cabin are not just mere dormant devices that underlie the plot, the film is actually a physicalization of the theory of metafiction. This production has been both praised and labelled as short in “frights” (Bradshaw n.pag.). However, the nature of the film suggests that horror lurks beneath the whimsical structural framework and it is precisely the latter what constitutes the key element that carries the message of the movie.

The Cabin displays an artificial construction of the classic clichés of this type of film. These stereotypes are introduced by way of ironic, yet unconscious comments on the part of the characters. The depiction of each and every of the five archetypical friends is continuously challenged and at the same time forced to comply with the scope of the slasher movie setup. Probably one of the best examples that mocks the artificiality of the story and functions as a self-conscious device is the fact that the young group of friends changes and adapts their personalities to the “horror” formula:
“and since when does Curt pull this alpha-male bullshit? I mean, he’s a sociology major” (Goddard The Cabin). Marty (Frank Kranz) experiences a clear anagnorisis and realizes that they are just “puppeteers” in the hands of a director who ironically turns them into pre-fixed characters. Likewise, Jules (Anna Hutchison) announces that she has dyed her hair at the beginning of the movie, thus providing the audience with the always existing “dumb blonde.” At first sight, these clichés seem to determine the ending of the story, for according to the conventions, it is the “virgin” the only one allowed to survive.

However, what is interesting about this moving picture is that the characters rebel themselves against their own fictional cinematic condition and the audience is made aware of this fact. Gary (Richard Jenkins) states that if the characters ignore the pre-established model, “the system doesn’t work,” thus clearly mocking the apparent urge and necessity to include the so-called fixed roles and patterns in every single slasher production. The boundaries between reality and fiction are blurred and we are presented with a collapse of diegetic levels. The whole mcabin in the woods 02ovie is a clear allegory to specular metafiction; the cabin itself is divided into different levels and the intradiegetic is connected with the metadiegetic by way of an actual elevator. The métalepse takes place right at the beginning of the film. When the characters finally go on adventure, a mysterious man supplied with some telecommunication equipment watches over as they leave and says: “Nest is empty. We’re right on time.” The implications of this intervention are clear, the directors at the extradiegetic level are explicitly and overtly stating that the story of the cabin is nothing but a story within a story, a feature that is fully disclosed some minutes after this scene. The mastery of the filmmakers allows them to go a bit further in the “metadeconstruction” of the basis of horror. The final fantastic ecstasy of chaos in which the characters of the metadiegetic level release the fictional creatures—which are actually the epitomes of horror fiction—provokes the clash between levels. Hence, there is a subversion of the roles of power in the movie and the puppeteers become the puppet masters in the struggle between characters, direction and audience.

The audience is therefore the primary focus of the rather overt devices that permeate a story dominated by a latent critique against the whole world of film shooting, film production and, more importantly, film reception. The viewer is directly addressed by one of the props controllers, who states that they “gotta keep the customer satisfied” (Goddard The Cabin), thus implying that we are the ones seeking the pre-established stereotypes that have tired out a genre lacking innovation. In the scene in which a group of people takes bets on the plot of the movie that is going to be shot at the metadiegetic level, the viewer is depicted as a rabid bidder entrapped in the platitude of horror fiction. Moreover, there is a ruthless critique against the inability of the American horror market to let go of the formula and try out new forms of cinematic experimentation. This is clearly stated in the contrast between the sarcastic depiction of the international industry as “zero fatality. Total wash” and the American one, for the delusional Steve Hadley (Bradley Whitford) naively declares that if “[y]ou want good product, you gotta buy American” (Goddard The Cabin).

The Cabin is rich in self-conscious devices and this diversity makes of this videotape a movie that could fit within many metafictional categories. There is a clear parallelism with other classics of the genre such as The Evil Dead (1981). Similarly, most scenes are suffused with intertextual allusions that can be found in the most unexpected details: we can even get a glimpse of the Slender man in one of the paintings hanging in the wall. The references to movie shooting are clearly embedded in the nature of the story that takes place at the intradiegetic level, and the ironic and definitive transgression of levels points to the fact that the film is indeed metaleptic.
However, the strothe-cabin-in-the-woods-2012-review-by-sandra-harris-586877ng point of the movie that cunningly increases the complexity of the story and unveils the ultimate purpose of the metafictional approach of the moviemakers is the way the directors manage to drag the spectators into the plot itself. The public not only becomes the target of the harsh sardonic critique against the maxim “enjoyment at the expense of quality,” but also we become characters of the story, thus enhancing the efficacy of the denunciation. The hand that almightily emerges from the earth and is directed towards the camera is not merely the hand of the “ancient ones,” it is undoubtedly the hand of an audience whose expectations have been frustrated by the transgressive, yet insightful piece of horror fiction.

Works Cited
Bradshaw, Peter. “The Cabin in the Woods-Review”. The Guardian 2012: n. pag. Web. 15 Dec. 2015.
The Cabin in the Woods. Dir. Drew Goddard. Perfs. Chris Hemsworth, Kristen Connolly, Anna Hutchison, Jesse Williams and Fran Kranz. Lionsgate, 2012. DVD.

 

MS.