Reseña: Tony Takitani

  • Título: Tony Takitani
  • Autor: Haruki Murakami
  • Traductor: Lourdes Porta
  • Ilustrador: Ignasi Font
  • Género: cuento
  • Editorial: Tusquets editores
  • Número de páginas: 75
  • Precio: 15 € (puedes comprarlo aquí)
“No sentía soledad. Era más cómodo hacer las cosas por sí mismo que tener a alguien agobiándole todo el día”

Bienvenidos un día más al blog. En esta segunda reseña del año quiero traeros a mi querido Murakami, al que ya echábamos de menos por aquí. Para los que no lo conozcáis, os diré que Haruki Murakami nació en Kioto en 1949 y es mundialmente conocido por sus sucesivas nominaciones a los Nobel de literatura aunque, por ahora, no ha recibido dicho premio. En España ha merecido la Orden de las Artes y las Letras. Autor de obras tan aclamadas como Tokio Blues, Norwegian Wood o la más reciente, La muerte del comendador, es uno de mis escritores favoritos, por eso no puedo evitar leer todos y cada uno de sus libros y mostrároslos para ver si os animáis a introduciros en el maravilloso universo murakaniano.

En Toni Takitani nos encontramos con un joven japonés de nombre occidental, con un triste pasado. Un padre que nunca se ocupó demasiado de él, acoso y abandono por parte de sus compañeros debido a su extraño nombre y una mujer que lo abandona antes de lo que debería, sumiendo al joven en una tremenda soledad…

Este relato aparece en el libro Sauce ciego, mujer dormida, una antología del autor, del que se ha extraído para ilustrarlo. Ya nos encontramos con otro ejemplo de cuento ilustrado con La chica del cumpleaños, también de Tusquets, pero en esta ocasión creo que las ilustraciones están mucho mejor.

La prosa de Murakami es calmada siempre, lenta. El relato, a pesar de ser muy breve, se lee muy despacio, siempre esperas que haya un pico de acción que, sin embargo, no se da. Incluso el hecho desencadenante del desenlace sucede como una suave brisa. La verdad es que adoro esta prosa tan densa que casi la puedes masticar, pero, a la vez, es deliciosa, como esos pasteles caseros que son dulces pero pastosos al mismo tiempo.

No tengo mucho que decir, ya que es un único relato y con él no se puede juzgar toda la obra del autor. Tal y como dije con La chica del cumpleaños, este libro no es para iniciarse con Murakami, porque sí, es precioso (las ilustraciones interiores me tienen enamorada), pero es muy breve y su precio quizá es excesivo para un libro que te puedes leer en una hora, por eso creo que es una edición para coleccionistas o forofos del autor, un capricho que los lectores de Murakami nos podemos conceder, quizá para paliar el mono de Murakami.

Yo sé que seguiré leyendo todos los cuentos ilustrados que salgan, aunque ya los haya leído mil veces más, porque creo que son un imprescindible en mi biblioteca.

Valoración: 9/10