Reseña: Alabanza

erh28887

  • Título: Albanza
  • Autor: Alberto Olmos
  • Editorial: Literatura Random House, 2014
  • Número de páginas: 376

 

SINOPSIS:

“No estoy enamorado de ti”. Con esta declaración comienza Alabanza, una emocionante novela sobre las relaciones de pareja, la gestión de la propia identidad y el futuro de la literatura.

Claudia y Sebastian disfrutan de unas vacaciones de verano en un pueblo habitado exclusivamente por viudas y donde no es posible conectarse a internet. Mientras él se dedica a recordar por escrito todas las amantes de su vida, ella recorre el pueblo y los alrededores y acaba interesada por un suceso acaecido hace casi treinta años: el incendio de la iglesia mayor. Un crimen espeluznante servirá de insospechada catarsis para su vida en común.

 

OPINIÓN PERSONAL:

Alabanza. Alabanza resume muy bien el tópico medieval de “menosprecio de corte y alabanza de aldea”. Es una novela dura, una novela que nos hace ver la realidad lectora de nuestro tiempo (a pesar de estar ambientada en 2019, lo que hace que la novela sea más escalofriante), pero siempre desde la óptica de un escritor fracaso que de pronto encuentra el éxito y todas sus consecuencias.

Que Sebastian, el escritor frustrado, sea uno de los protagonistas me parece un acierto increíble, porque nos muestra perfectamente los sentimientos de los escritores a lo largo de su trayectoria profesional, los rechazos, las noches en vela pensando en tu siguiente novela o cuento, el éxito repentino que hace que todos te critiquen. Los trapos sucios.

La verdad es que no se me ocurre ningún motivo por el que no debáis leer la novela, porque lo tiene todo, una historia que engancha pero que, a la vez, te hace reflexionar. Una pareja que concibe el amor de una manera un tanto extraña y un pueblo en el que solo viven los fantasmas del pasado. Desde aquí os animo a leerla y, por supuesto, a que nos deis vuestra opinión, pero estoy segura de que no os va a decepcionar.

 

Por último, quiero dejaros una cita de la novela que es de mis favoritas y que me ha hecho pensar mucho:

“-Me di de baja. Y muchos otros también. Si hubiéramos continuado escribiendo, escribiendo con ambición, a lo mejor alguien seguía leyendo hoy día. Vamos, más de quince personas.

-Es muy noble por tu parte sentirte culpable, Sebastian, pero la literatura, la alta literatura, como decís vosotros mismos, se quedó atrás, como un invento viejo. ¡Culpa a Bob Dylan!

Ambos rieron. ¿Qué culpa iba a tener el pobre Bob Dylan? El cantautor norteamericano sólo había servido para colocar ese 2013 el epitafio de la literatura […]”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s