La dificultad de la creación de los personajes femeninos.

A la hora de ponerme a escribir lo más difícil es crear los personajes. Los personajes femeninos. ¿Por qué? Pues porque en la sociedad en la que vivimos vemos el machismo por todos lados y siempre que mi personaje femenino habla, piensa o actúa, pienso en sí su comportamiento será o no machista, o es si puede ofender a alguien.

Ojo, que no digo que no exista el machismo y que sea una lacra social que haya que erradicar, pero mientras el machismo exista en la sociedad, la literatura lo tiene que reflejar.

Durante el día de ho

Un resumen rápido de todo que he leído que hace de un personaje femenino un mal personaje, o lo que hace que tu novela sea machista, sería algo así:

  • ¿Es una mujer perfecta, lo hace todo bien, todos la quieren y solo tiene amigos hombres? Es un mal personaje femenino.
  • ¿Le gusta el deporte, las actividades físicas o todas aquellas cosas catalogadas socialmente como “para hombres” porque se ha criado con muchos hermanos o tiene un padre que quería un hijo? Es un mal personaje femenino.
  • ¿Se desnuda en algún momento exhibiéndose para conseguir sus objetivos? ¿Es víctima de una violación? ¿Sufre malos tratos? Es un mal personaje femenino.
  • ¿Es una motivación para el héroe? Es un mal personaje femenino.

La lista podría seguir y seguir probablemente hasta el infinito, pero como ya os he dicho, os quiero y no quiero que os aburráis leyendo una sarta de improperios.

Tengo que decir que no estoy de acuerdo con prácticamente nada de lo que he leído, tampoco quiero mencionar a los autores de los que hablo, pero si tecleáis en google “¿cómo hacer un buen personaje femenino?” Probablemente acabéis en los mismos enlaces que yo, y por lo tanto quiero dar mi visión sobre lo que un personaje femenino tiene que ser: HUMANO.

Sí, así de claro, es un personaje humano, tiene sus más y sus menos, a lo mejor es perfecta tocando la trompeta porque nació con un don natural y no ha necesitado estar diez años dando clases para superar a algunos maestros.

A lo mejor que la violen es lo que necesita para aprender a defenderse y es el impulso de supervivencia lo que le hace dar el cien por cien de ella misma. O a lo mejor el vivir con cinco hermanos aficionados al boxeo es lo que ha hecho que ella sea una boxeadora nata

y me he dedicado a leer compulsivamente artículos que hablan sobre cómo crear personajes femeninos y bueno, no os voy a aburrir con la sarta de bobadas que he leído porque os aprecio y no quiero que os enfadéis tanto como me he enfadado yo. Porque me he enfadado. Y mucho.

.

También es probable que por su personalidad se sienta más cómoda interactuando con hombres que con mujeres. A lo mejor que encuentre a su media naranja es lo que le hace ser es especial, porque no nos engañemos, si son las protagonistas es porque son especiales.

Lo que quiero decir es que no hay una fórmula para crear un personaje femenino perfecto. Que el machismo existe y que hay que luchar contra ello y que no reflejarlo en nuestras novelas es un error enorme por nuestra parte. Pero también es cierto que a veces algún hombre se merece una patada en la boca por parte de una mujer por decir que “me contendré cuando peleemos”, y que no es nada malo decir “no soy como las demás” porque, en el fondo, ninguna somos como las demás.

Si bien es cierto que en la literatura de fantasía o ciencia ficción los clichés o los estereotipos están muy arraigados, poco a poco esto va cambiando, pero no podemos pretender que suceda de la noche a la mañana, sino que es un camino lento y lleno de dificultades, pero no nos olvidemos de que Roma no se construyó en un día.

Con esto lo que quiero decir es que no debemos obsesionarnos con crear personajes femeninos perfectos, sino personajes femeninos que se adapten a nuestra historia, a la trama, a su mundo.

Por último, quiero hacer una última reflexión: yo siempre he pensado que los autores españoles no sabemos hacer personajes femeninos. Lo reconozco. Quizá es que soy más crítica con un personaje  femenino que con uno masculino, o quizá es que tengo razón y no sabemos hacerlos.

Quizá a esta afirmación le tengo que hacer una matización: no sabíamos, porque la verdad es que desde hace unos años estoy empezando a ver verdaderos personajes femeninos que merecen la pena, y en concreto os quiero hablar del último del que me he enamorado, su nombre es Rebeca.

Rebeca fue vendida como esclava. El trabajo de Rebeca es uno de los más duros que existen en su mundo. Rebeca es fuerte e independiente, sabe cómo actuar en todo momento sin que nadie le diga nada, y todo ello sin dejar de ser una mujer atractiva (porque esa es otra, si un personaje femenino es fuerte e independiente ya se la cataloga como “marimacho” o se la describe fea. En fin, otra tontería más).

El mundo necesita más personajes como Rebeca

Si queréis saber más sobre Rebeca, leed Las puertas del Infinito, que era el libro que iba a reseñar hoy y en el que precisamente alababa la gran maestría de los autores (que no os lo he dicho, pero son Víctor Conde y José Antonio Cotrina) a la hora de desarrollar este personaje.

Por último, gracias por haber leído hasta aquí (a los que lo hayáis hecho) y hasta la próxima.

MK!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s