En mitad de un verso

Murió en mitad de un verso,

cantándole, floreciéndole,

y quedó el verso abierto, disponible

para la eternidad,

mecido por la brisa,

la brisa que jamás concluye,

verso sin terminar, poeta eterno.

 

Quién se muriera así

al aire de una sílaba.

 

Y al conocer esa muerte de poeta,

recordé otra de mis oraciones.

“Quiero vivir, morir, siempre cantando

y no quiero saber por qué ni cuándo.”

Sí, en el seño del verso,

que le concluya y me concluya Dios.

 

(Gerardo Diego)brisa de espigas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s