Adonais.

Todavía puedo olerlo…esa mezcla entre tabaco, sudo y desodorante…ese aroma tan sutil, tan embriagador. Sólo fue un instante, después él se perdió entre la multitud, pero creo que yo nunca olvidaré ese aroma. Puede que miles de personas huelan así, pero a mí los demás no me importan, ojalá supiera su nombre al menos, ojalá supiera algo más que su olor.

Cada vez que tomo una bocanada de aire fresco le huelo…Huelo su piel. Cada vez que cierro los ojos le imagino, en mi mente se pinta un cuerpo, un rostro, un alma. Le veo  ahí de pie, fumando apoyado en la pared con una pícara sonrisa en sus labios juguetones. Veo sus ojos, marrones y alegres, su nariz perfecta y sus dientes blancos alineados en su boca cual soldados de marfil. Su pelo, suave y negro ensortijado cayendo sobre su ovalada cara…Le busco un nombre y sólo Adonis sale de mis labios, un Adonis de verdad, de carne y hueso perdido en este mundo.

Por la noche, en la cama, sueño con volver a verle, con hablar con él, saber su nombre real. Sueño con besarle y fundirme con él. Sueño con exóticos lugares que visitar de su mano, de arenas blancas y aguas cristalinas por las que pasear; puestas de sol en las que besarnos, valles en los que perdernos…

Pero sólo tengo un aroma…

MK!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s